Mercado Bitcoin Colombia

Colombia es uno de los países latinoamericanos que mayor nivel de adopción ha experimentado en relación a las criptomonedas y la industria Blockchain. Recientemente informamos que el Banco de la República de Colombia, equivalente al banco central del país, firmó un acuerdo con la compañía de software R3 para realizar pruebas con Corda, su tecnología Blockchain.

A pesar de que las autoridades no han emitido comunicados constantes sobre las criptomonedas, algunos de ellos se han afirmado que los ciudadanos que deseen comerciar con estos activos, no contarán con la protección de las leyes vigentes debido a que precisamente no existe una legislación en la actualidad que defina este tipo de operaciones en el país.

En una entrevista realizada por el periodista Mario Chaves Restrepo para el diario local La República, el gerente de operaciones de la casa de cambio BitInka, Mariano Alvarellos, Colombia reporta excelentes niveles de aceptación de las criptomonedas. Según lo expresado en la entrevista, el país mensualmente realiza operaciones por un monto que asciende a los US$ 400.000.

Cuando se le preguntó a Alvarellos sobre el monto estimado que se transa en la región latinoamericana con Bitcoin, afirmó que US$ 250 millones en totalidad, con Brasil liderando la cuota de mercado, ya que tan solo en el mes de agosto se movieron US$ 142 millones.

Asimismo, afirmó que los países de la región que se muestran más activos en el mercado de las criptomonedas son Brasil, Argentina, Colombia y Venezuela, este último con reportes de crecimiento en el sector de la minería Bitcoin, tal y como hemos informado en reportes recientes. Alvarellos dijo que al menos 111 compañías u organizaciones que aceptan Bitcoin como medio de pago en Colombia, siendo el turismo y el sector de la gastronomía los de mayor adopción.

El ejecutivo afirma que más allá de regulaciones directas sobre criptomonedas en la región de Latinoamérica, las leyes contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo han incluido un espacio especial para estos activos, obligando a las empresas que comercian con estos activos a respetar ciertos estándares.