Las infecciones por helmintos intestinales son muy prevalentes en los países en desarrollo, llegando a provocar infecciones crónicas que causan una morbilidad significativa. En atención a esta problemática, investigadores del Instituto Francis Crick en Londres, han realizado un hallazgo que podría ayudar al desarrollo de nuevas vacunas o fármacos para combatir las lombrices intestinales.

El arma contra las lombrices es una enzima, un derivado epitelial de células fosfolipasa A2 grupo 1B (PLA2G1b), que interrumpe procesos celulares vitales en los helmintos intestinales. Aunque con antelación se conoce como estos gusanos son expulsados ​​del cuerpo a través del intestino, es la primera vez que se evidencia un mecanismo de matanza de las potencialmente fatales lombrices.

El Dr. Lewis Entwistle, autor principal del estudio señala: “Si podemos averiguar cómo se regula la enzima, aumentando su cantidad, se puede promover la inmunidad a las lombrices intestinales.”

Los investigadores conjeturaron por primera vez que esta enzima podría influir en la muerte de lombrices intestinales, cuando se encontró altos niveles de la enzima en ratones inmunes a estas infecciones.

Cuando eliminaron el gen en los ratones, de modo que no produjeran la enzima, las lombrices intestinales sobrevivieron y fueron expulsados ​​del cuerpo de manera regular. Pero cuando los ratones fueron pretratados con la enzima antes de la infección, se evidenció la  matanza y la expulsión de las lombrices.

Para averiguar cómo la enzima mata a los gusanos intestinales, el equipo comparó los gusanos tratados con enzimas con los sujetos de control. El análisis químico reveló que los gusanos tratados con enzimas tenían menos fosfolípidos, moléculas en las membranas celulares que se requieren para muchos procesos cruciales.

El Dr. Mark Wilson, coautor del estudio comenta: “Construir el arsenal es inútil, si no se cuenta la bala correcta. Ciertamente el sistema inmunológico desempeña un papel en la eliminación de las lombrices intestinales, pero esta enzima es la bala que las mata.”

Los autores del estudio reiteran, además de los deficientes planes de vacunación, la problemática que representa la aparición de lombrices intestinales resistentes a los fármacos, así como el limitado número de medicamentos eficaces con que se cuenta en la actualidad. Sin embargo, los hallazgos obtenidos de este trabajo investigativo, proporcionan una vía para el desarrollo de nuevos fármacos y vacunas, orientados a combatir estas infecciones.

Al respecto, el Dr. Lewis señala: “El diseño de fármacos que imiten el efecto de la enzima en los helmintos, podría representar una vía fructífera para combatir las infecciones por gusanos, un enfoque de tratamiento novedoso que bien podría aportar un apoyo importante en la lucha contra las lombrices intestinales.”

Más en TekCrispy