Trump Google Anuncios Rusia

Hace poco pudimos conocer gracias a Facebook, que una compañía vinculada a Rusia había comprado anuncios en la red social que podrían haber influido en la decisión del electorado estadounidense de cara a las elecciones presidenciales del año 2016, donde resultó electo Donald Trump. La finalidad de estos anuncios, según afirman algunos medios, era poner a los ciudadanos en contra de la candidata Hillary Clinton.

Ahora, Google también afirma que ha descubierto que los agentes rusos han gastado decenas de miles de dólares en anuncios en YouTube, Gmail, Google Search y otros productos, según una publicación en The Washington Post.

Al parecer, los anuncios no son de la misma entidad aliada al Kremlin que compró anuncios en Facebook, lo que podría indicar un esfuerzo más amplio de desinformación en línea en Rusia. Google gestiona el negocio publicitario en línea más grande del mundo y YouTube es el sitio de contenido multimedia más visitado.

La compañía propiedad de Alphabet Inc., no respondió de forma inmediata a una solicitud de comentarios al respecto realizada por la cadena Reuters, sin embargo, la publicación del Washington Post revela que Google ha minimizado la posibilidad de que Rusia influya en sus plataformas, con una investigación que ya se encuentra en curso sobre el asunto. Como pudimos conocer recientemente, Twitter también que Rusia había comprado anuncios en su plataforma.

La publicación también afirma que una fuente fue informada sobre la revisión que hizo Google a estos anuncios, encontrando que al menos US$ 100 mil fueron invertidos por parte de los agentes rusos en gasto publicitario en las plataformas. Recordemos que resta misma cantidad fue la revelada por Facebook cuando afirmó que la Agencia de Investigación de Internet, vinculada a Rusia, había invertido en los anuncios.

Por su parte, ya el Congreso inició las investigaciones sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, con legisladores de ambas bancadas políticas afirmando que Rusia tenía la intención de sembrar discordia en Estados Unidos, propagar su influencia y favorecer la tendencia del actual mandatario Donald Trump.

De momento, se espera una declaración oficial de Google al respecto, quienes deberán rendir cuentas ante las comisiones de inteligencia de la Cámara y del Senado el próximo 1 de noviembre, junto a Twitter y Facebook.

Más en TekCrispy