Amazon Ue Luxemburgo Impuestos

Al igual que ocurrió con la compañía de Cupertino, la Unión Europea (UE) acaba de anunciar que la gigante del comercio electrónico, Amazon, está obligada a pagar US$ 250 millones a Luxemburgo por concepto de impuestos, que según la Comisión que emite el comunicado, dejó de pagar mediante ingeniería fiscal para reducir su base imponible.

Esta noticia coincide con la propuesta de la misma institución de modificar el mecanismo de recaudación de IVA en toda la UE que fue reseñado ayer por la prensa mundial. Según la Comisión, Amazon ha logrado eludir el pago de impuestos mediante ciertos mecanismos basados en sus beneficios como compañía, y asimismo, Luxemburgo también ha sido sancionado por permitir beneficios fiscales que son ilegales según las leyes europeas.

En este sentido, Luxemburgo permitió que Amazon pagara menos impuestos que otras compañías, poniendo barreras a la libre competencia y la batalla limpia entre empresas, un argumento muy similar al que fuese utilizado contra Apple en Irlanda. De igual forma, la UE anunció en este caso que llevaría a Irlanda a los tribunales europeos de no cumplir con las sanciones.

La resolución obligaba a Apple y a Irlanda a reembolsar al país el dinero ausente del fisco, que dejó de ingresar con motivo de los beneficios otorgados a la compañía de Cupertino, beneficios que según la UE, siempre habían existido.

Por el momento, la opinión pública se mantiene a la expectativa sobre lo que pueda ocurrir en el caso de Apple e Irlanda, pero evidentemente, este caso supone un precedente a tener muy en cuenta para Amazon en caso de que esté pensando negarse a cumplir el reembolso de estos impuestos a Luxemburgo, los cuales dejó a un lado debido a sus privilegios. Habrá que esperar si existirá alguna réplica por parte de Amazon como ocurrió con Apple, así como alguna batalla legal en tribunales comunitarios.