Facebook 32

El Gobierno de los Estados Unidos sigue demostrando su interés por la tecnología Blockchain, con el fin de crear soluciones para sus sistemas de gobernabilidad. Una importante agencia dentro del Departamento del Tesoro de este país planea rastrear el movimiento de teléfonos inteligentes, ordenadores y otros activos de oficina a través de la tecnología de la cadena de bloques.

La Oficina de Innovación Financiera y Transformación (FIT, por sus siglas en inglés), anunció ayer que ha decidido contratar a un empresa (aún anónima) para construir un prototipo de sistema que permita rastrear y gestionar activos físicos, como por ejemplo, ordenadores, Smartphones, etc.

Formada en 2012 mediante la fusión de dos agencias independientes, esta oficina es responsable de solicitar préstamos para el financiamiento de proyectos gubernamentales, así como la gestión de pagos y la contabilidad interinstitucional. John Hill, comisionado asistente de la FIT, dijo en el comunicado:

Existen muchas innovaciones interesantes que nacen del sector comercial y que se pueden aplicar a la gestión financiera federal, y espero que estos dos proyectos piloto intensifiquen las oportunidades donde las innovaciones tendrán el mayor impacto en cuanto a eficiencia, rendición de cuentas y servicio al cliente.

Con este proyecto, la Oficina del Servicio Fiscal se convierte en la última agencia del gobierno de los Estados Unidos en evaluar cómo la tecnología Blockchain puede ser aplicada para mejorar o racionalizar sus operaciones. Por ejemplo, como hemos informado recientemente, el Banco de la Reserva Federal ha recibido solicitudes para integrar esta tecnología a su sistema, y la misma institución se ha planteado esta posibilidad.

Asimismo, el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos otorgó recientemente una subvención de más de US$ 700 mil a una compañía Blockchain para el impulso de estas tecnologías en una serie de aplicaciones que están en la mira de la empresa. De hecho, esa fue la tercera vez que la compañía recibe financiamiento de una entidad gubernamental de Estados Unidos.