Tal como lo visualizó Darwin, la evolución está libre de prejuicios; lo que hace miles de millones de años comenzó como el primer organismo, en la actualidad se ha diversificado al punto de tener una vasta diversidad de especies. El campo de la robótica parece estar experimentando un desarrollo similar y hoy somos testigos de los avances que en esta área se han venido presentando.

Un claro ejemplo lo encontramos en el Instituto de Investigación Stanford (SRI, por sus siglas en inglés) en donde se está desarrollando una nueva tecnología para controlar de forma fiable, miles de microrobots para la fabricación inteligente de productos de macroescala en sistemas compactos e integrados.

Utilizan microrobots para trasladar células dentro de animales vivos

Los investigadores del SRI Internacional, han desarrollado lo que quizás sea el ejército más impresionante jamás visto: el MicroFactory. Se trata de un conjunto de microrobots que se armonizan para construir estructuras verdaderamente impresionantes.

Imagina ser capaz de aprovechar el poder de un ejército de “hormigas robóticas” para ensamblar productos a gran escala de forma rápida y precisa, a partir de materiales heterogéneos.

La tecnología patentada llamada DMM (Diamagnetic Micro Manipulation) de SRI, utiliza placas de circuito impreso (PCB) para conducir y controlar microrobots construidos a partir de imanes simples y de bajo costo, los cuales son propulsados ​​electromagnéticamente.

Esto podría permitir la producción rentable de un gran número de microrobots que puedan manejar confiablemente una gran variedad de materiales.

SRI está aplicando su tecnología de plataforma MicroFactory al programa DARPA Open Manufacturing, que está estimulando la innovación en una amplia gama de áreas de fabricación.

Cada robot está equipado con lo que se conoce como un efector final, es decir, una herramienta específica con la que va a ejecutar su función, la cual, será determinada dependiendo del trabajo que se le asigne al robot.

Por ejemplo, algunos micro-robots llevarán componentes, tanto electrónicos como mecánicos, otros estarían programados para  depositar líquidos y otros realizarán análisis de calidad in situ. Montados en una base robótica móvil, un MicroFactory estaría en capacidad de construir piezas de prácticamente cualquier tamaño.

Utilizan microrobots para trasladar células dentro de animales vivos

Los microrobots de SRI se utilizarán para construir estructuras inteligentes con mecánica de alto rendimiento. La visión es permitir que un cabezal de montaje contenga miles de microrobots para fabricar productos de alta calidad a escala macro, a la vez que proporciona un control estructural de escala milimétrica.

La tecnología también está disponible como una plataforma de investigación para universidades y otros investigadores, a fin de explorar nuevas aplicaciones para microrobots, donde la automatización y el manejo fiable de materiales compuestos heterogéneos con manipulación a escala micro es crítico, ofreciendo una gran versatilidad en potenciales aplicaciones prácticas para fines industriales, electrónicos, biotecnológicos, médicos entre muchos otros.

Más en TekCrispy