Rusia Facebook

Facebook revelará más de 3.000 anuncios vendidos a una empresa rusa para interferir en la política estadounidense y en las elecciones presidenciales del 2016, en una reunión con representantes del Congreso de EE.UU, que se llevará a cabo el día de mañana.

Dicha divulgación incluirá información sobre el contenido y la orientación de los anuncios, así como las cuentas que los publicaron entre 2015 y 2017. Anteriormente, la compañía anunció que estos anuncios estaban vinculados a 470 cuentas y páginas asociadas a una entidad rusa conocida como “Agencia de Investigación de Internet”.

Investigaciones en curso

Facebook que cree que los investigadores del Congreso son los más idóneos para revisar esta información y tomar decisiones sobre ellos basándose en la información clasificada de las agencias de inteligencia del país. Los investigadores podrían fusionar estos datos con los que Twitter ha anunciado que revelará, como las 201 cuentas sospechosas de haber participado en campañas de desinformación.

Facebook ya había decidido compartir esta información con el abogado Robert Mueller el pasado mes de septiembre, en un reportaje realizado por el Wall Street Journal, sin embargo, la gigante de las redes sociales se había resistido a revelar información al Congreso para evitar violar las leyes federales sobre privacidad. El 21 de septiembre la empresa reveló que compartiría estos anuncios con la institución, y ahora ha confirmado que mañana será cuando eso suceda.

El New York Times fue el primero en acusar a los rusos de este hecho, calificando a la Agencia de Investigación de Internet como un “ejército de trolls bien pagados con sede en San Petersburgo, Rusia”. El diario afirmó que se trataba de una entidad que difundía información errónea mediante campañas coordinadas en Internet para interferir con la política exterior de Estados Unidos e impulsar al presidente Vladimir Putin.

Plan para evitar la interferencia en campañas electorales

Hace un par de semanas, Facebook anunció un plan para frenar la interferencia electoral, ayudar a las personas e investigadores a comprender lo que sucedió, aumentar la transparencia de los anuncios y mejorar la integridad. Recordemos que la compañía tiene varios precedentes en relación a este tema, entre los que destaca su prohibición de monetizar anuncios violentos luego de permitir anuncios antisemitas.

Además, la empresa tomó medidas para eliminar decenas de miles de cuentas sospechosas, eliminar las noticias falsas, ofrecer una forma de exposición a los políticos y trabajar con la comisión electoral alemana.

La decisión de Facebook de mostrar esta información al Congreso no es de extrañar, si tenemos en cuenta que las tensiones políticas entre Rusia y Estados Unidos están a flor de piel, incluso con Facebook siendo amenazado por el gobierno ruso con ser bloqueado en el país si no cumple con las legislaciones vigentes.