Cada mañana cuando te despiertas, instintiva e involuntariamente, te sientes obligado a estirar tu cuerpo. Esta acción automática recibe el nombre médico de pandiculación, y es un comportamiento presente no sólo en los humanos, sino en perros, gatos y muchas otras especies. Pero ¿por qué hacemos esto? Además de sentirse bien, la pandiculación realmente te ayuda a despertar y a poner tu cuerpo a tono.

Flexibilidad muscular

Luego de un largo y reparador sueño, la inactividad nocturna hace que los músculos estén rígidos, principalmente por permanecer en la misma posición por largos periodos de tiempo. El estiramiento matutino ayuda a relajar, realinear y estimular los músculos, además de señalarle al cerebro que es hora de empezar a usarlos de nuevo.

De acuerdo con el Instituto Healthy Back, la falta de actividad física diaria, el sobrepeso, la mala alimentación, un ambiente frío o húmedo, y no dormir adecuadamente, son las principales causas de rigidez matutina.

El estiramiento en la mañana ayuda a mejorar el rango de movimiento en las articulaciones, así como la rigidez que a menudo acompaña la inactividad y el sobrepeso. Esto es importante ya que la falta de flexibilidad en las articulaciones, incrementa la probabilidad de desarrollar artritis o tener mal balance, lo que podría ocasionar lesiones.

Circulación Mejorada

La pandiculación mejora drásticamente la circulación sanguínea. Un estiramiento profundo al despertar te provee de la energía para salir de la cama. Mientras duermes, tus patrones de respiración se ralentizan al mínimo, dejando de percibir aproximadamente la mitad del oxígeno que normalmente recolectas en estado de vigilia.

Cuando te despiertas, tu cuerpo necesita de una gran cantidad de oxígeno para que puedas funcionar a niveles de energía completa. Al bostezar, tomas altos volúmenes de oxígeno en los pulmones, que inmediatamente es distribuido a través del torrente sanguíneo. En ese momento se normaliza la frecuencia cardíaca, pasando de un estado de descanso a un estado activo; así que cuando te estiras, tu sangre empieza a moverse más rápido y circula hacia los músculos de las extremidades, favoreciendo el movimiento funcional durante todo el día.

El alivio del estrés

El estiramiento te ayuda a aliviar el estrés y la tensión. A veces es difícil salir de la cama por la mañana, especialmente cuando se sabe que te espera un día estresante. Tómate unos instantes al despertar para estirarte; esto te ayudará a aliviar la tensión y te permitirá enfrentar el día de manera más positiva.