Jesus Coin

Con el auge de las criptomonedas creciendo cada día un poco más dentro del mercado, era solo una cuestión de tiempo antes que alguien se llevara todo hacia una ruta un poco más extrema y fuera de lo usual. Forbes reportó que se lanzó una nueva criptomoneda llamada “Jesus Coin” y la misma ya está atrayendo a un potencial número de inversionistas.

La moneda había sido introducida en un principio como una especie de broma, pero su reciente éxito pone a toda la industria en una perspectiva donde muchos dicen que todo puede ser una burbuja a punto de estallar.

Un grupo de amigos son los responsables detrás de la idea detrás del Jesus Coin, todo era una sátira que realmente no se pensaba que llegaría al mercado, sin embargo no mucho después del lanzamiento de su ICO, muchos inversionistas comenzaron a sentir genuino interés en adquirir fichas.

La página principal de la moneda que se ha desarrollado una moneda digital proveniente del mismísimo hijo de Dios y que a diferencia de las otras monedas corrientes, Jesus Coin puede proveer acceso a todos los usuarios del mundo de una forma mucho más rápida y segura que antes.

Los beneficios que muestra la página también expresan que los fundamentos de la moneda están creados en el perdón a través del outsourcing, y que “todo el historial de las transacciones quedan entre el usuario y el hijo de Dios” Jesus, claramente es el CEO de la compañía, y que tiene un estimado de capitalización que llega a los 50 millones de dólares. Judas Escariote es el tesorero y San Pedro es el jefe de relaciones públicas.

Sin importar el chiste, Jesus Coin respeta completamente los estándares del ERC20 Ethereum, con un token siendo equivalente a una docena de Jesus Coins. Se espera que el total de Jesus Coins alcance al menos los 13 millones. La ICO inició el 12 de septiembre y seguirá hasta el 25 de diciembre. El cambio iniciará el día 27.

Más allá del respeto a las normativas y las inciativas que promete esta criptomoneda, las acciones que siguieron a lo que comenzó como una broma dan a entender que los inversionistas están muy al tanto de la industria de los criptoactivos y que no dudan en colocar dinero en los tipos de monedas, más allá de su mérito o valor.