Narcolepsia

La narcolepsia es una perturbación neurológica que afecta al control del sueño y la vigilia. Las personas con narcolepsia experimentan somnolencia diurna excesiva y episodios intermitentes e incontrolables de dormirse durante el día. Estos ataques de sueño repentino pueden ocurrir durante la ejecución de cualquier tipo de actividad en cualquier momento.

En un ciclo de sueño típico, inicialmente se entra en las primeras etapas de sueño, seguido de las fases de sueño más profundo y en última instancia, se alcanza la etapa de sueño de movimientos oculares rápidos (REM, por sus siglas en inglés). Pero las personas que sufren de narcolepsia, el sueño REM se produce casi inmediatamente, y de manera periódica durante las horas de vigilia.

La narcolepsia por lo general comienza entre las edades de 15 y 25, pero puede llegar a ser evidente en cualquier edad. Tiene una prevalencia igualitaria en hombres y mujeres y se cree que afecta aproximadamente a 1 de cada 2.000 personas.

La causa de la narcolepsia no se conoce; sin embargo, los científicos han hecho progresos hacia la identificación de genes fuertemente asociados con el trastorno. Estos genes controlan la producción de sustancias químicas en el cerebro que pueden indicar los ciclos de sueño y vigilia. Algunos expertos creen que la narcolepsia puede deberse a una deficiencia en la producción de un producto químico llamado hipocretin.

Tan solo 6 horas de sueño perdido aumentan el riesgo de padecer diabetes

Los síntomas de la narcolepsia incluyen:

  • Somnolencia diurna excesiva, la cual interfiere con las actividades normales, independientemente de que la persona haya dormido lo suficiente por la noche. Las personas que sufren el trastorno reportan nubosidad mental, falta de energía y concentración, lapsos de memoria, un estado de ánimo deprimido y agotamiento extremo.
  • Alucinaciones: Normalmente, estas experiencias delirantes, son vívidas y con frecuencia atemorizantes. El contenido es principalmente visual, pero cualquiera de los otros sentidos puede estar involucrado.
  • Cataplexia: Este síntoma consiste en una pérdida súbita de tono muscular que conduce a la debilidad y pérdida de control muscular voluntario. Puede causar síntomas que van desde el habla truncada, hasta el colapso total del cuerpo; a menudo es provocado por emociones intensas como sorpresa, risa o enojo.
  • Parálisis del sueño: Este síntoma implica la incapacidad temporal de moverse o hablar. Estos episodios son generalmente breves, duran de unos segundos a varios minutos. Después de que los episodios terminan, la gente recupera rápidamente su capacidad funcional.

Actualmente no hay cura para la narcolepsia, pero los medicamentos y tratamientos conductuales, pueden mejorar los síntomas de las personas para que puedan llevar una vida normal y productiva.

Más en TekCrispy