Malasia Planea Regular Criptomonedas

La comunidad de las criptomonedas sabe que el continente asiático ha sido una de las regiones de mayor importancia para el desarrollo de estos activos desde que nació el Bitcoin en 2009. De hecho, la caída del valor del mercado de las criptomonedas se ha producido a raíz de la prohibición de las casas de cambio en China, una de las naciones más importantes para la economía basada en el ecosistema Blockchain.

Junto a China, muchos otros países alrededor del mundo han intentado crear un marco jurídico que permita a los gobiernos tener control sobre estos activos, algo que transgrediría el concepto de descentralización para el que fueron creados. Malasia es una de estas naciones, quien a través de su máxima autoridad financiera, el Bank Negara Malasia (BNM), ha dicho que planea regular las criptomonedas a finales de 2017.

Muhammad Bin Ibrahim, gobernador del BNM, reveló a la prensa local el día de ayer que la institución planea el desarrollo de reglas para aquellos que negocian o intercambian criptomonedas. Este proceso también implicaría reforzar las regulaciones existentes sobre lavado de dinero y financiamiento en el país.

De acuerdo con el diario Free Malaysia Today, Bin Ibrahim dijo:

Esperamos que a fin de año podamos presentar algunas pautas sobre las criptomonedas, en particular las relacionadas a la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo. Queremos asegurar que haya directrices claras para aquellos que quieran participar en este sector en particular.

De momento, no queda claro el rumbo que tomarán estas regulaciones, sin embargo, el movimiento representa un giro a lo expresado por el Banco Central de este país en 2014, cuando afirmó que no regularía las operaciones en Bitcoin. En ese momento, el BNM dijo que Bitcoin no era legal.

De igual forma, estas declaraciones representan una nueva etapa jurídica en Malasia en relación a las criptomonedas, ya que a principios de este mes, la Comisión de Valores de Malasia, emitió una advertencia a los inversionistas sobre su participación en las Ofertas Iniciales de Monedas (ICOs).