Tatuajes

La creciente prevalencia de los tatuajes ha provocado ciertas preocupaciones de seguridad, con respecto a la distribución de sus partículas y los posibles efectos que puedan tener en el interior del cuerpo humano. En este sentido, un grupo de investigadores realizó un estudio, el cual sugiere que las tintas utilizadas en los tatuajes, pueden dejar atrás micro y nanopartículas tóxicas que se alojan en los ganglios linfáticos.

Los científicos se valieron de una innovadora tecnología de cartografía de partículas, la cual fue realizada en el Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón (ESRF, por sus siglas en inglés) de Grenoble, Francia.

Finalmente sabemos cómo la insulina potencia al sistema inmune

Los científicos realizaron una caracterización en profundidad de los pigmentos de tinta en un experimento de laboratorio con tejidos tatuados. Los peligros generalmente asociados con los tatuajes, están relacionados con el uso de agujas, pero esta investigación muestra que las partículas de tinta circulantes también podrían presentar riesgos.

La autora principal del estudio y científica de ESRF, Ines Schreiver, comenta: “Investigamos muestras de piel y ganglios linfáticos de donantes fallecidos y usamos rayos X del acelerador de partículas, para estudiar los elementos de la tinta del tatuaje y su distribución en los tejidos. Este método nos permitió investigar tamaños de partículas de hasta 50 nanómetros de resolución”.

Esta es la primera evidencia analítica que muestra que los pigmentos orgánicos e inorgánicos, y las impurezas tóxicas de la tinta del tatuaje, son trasportadas a través del cuerpo después de su aplicación a la piel.

La composición química de la tinta juega un papel importante. Estos pigmentos se elaboran normalmente de compuestos orgánicos, pero también contienen conservantes y contaminantes como el cobalto, el cromo, el manganeso, o el níquel.

El segundo ingrediente más común en la tinta del tatuaje, después de negro de carbón, es el dióxido de titanio (TiO2), que se utiliza para lograr diferentes tonos de color. El TiO2 también se utiliza en conservantes de alimentos, protectores solares y pinturas.

Los tatuajes que contienen color blanco suelen tomar más tiempo para sanar y pueden causar picazón en la piel, en gran parte debido a la prevalencia de TiO2 en tinta de tatuaje de este color.

Los investigadores pudieron observar que minúsculas partículas, provenientes de los pigmentos de los tatuajes, fueron transportadas a los ganglios linfáticos, algo que no representa ninguna novedad, porque los tejidos de los ganglios linfáticos a menudo se tiñen con el color de la tinta, después de que una persona se tatúa.

Lo que sí es una novedad es que la tinta viaja en forma de nanopartículas. Los especialistas encontraron partículas de tamaño variable dentro de la piel humana examinada, pero sólo las nanopartículas viajaron hasta los ganglios linfáticos. Esto es algo preocupante dado los conocidos riesgos para la salud relacionados con los tatuajes.

Bacteria intestinal puede ayudar a convertir sangre tipo A y B en tipo universal O

Los autores del estudio advierten que cuanto más pequeñas son las partículas, más fácilmente pueden ser transportadas dentro del cuerpo, y lo más probable, también a otros órganos internos.

El siguiente paso será estudiar la piel de las personas que han experimentado efectos adversos de los tatuajes y examinar si su condición está relacionada con la composición química de la tinta del tatuaje.

Más en TekCrispy