Expertos Bitcoin Casas Cambio1

El plan de China de prohibir las casas de cambio de criptomonedas causó una estrepitosa caída en los precios de estos activos. El pasado jueves 14, el precio del Bitcoin había caído a US$ 3.251 en la casa de cambio BTCC; a US$ 3.362 en OKCoin, y US$ 3.322 en Huobi. Esto obligó a bajar el precio promedio global de la criptomoneda.

Sin embargo, cuando los reguladores financieros bajaron la guardia, y dieron un margen de maniobra a OKCoin y a Huobi, las dos casas de cambio más grandes del país, para  operar hasta finales de octubre, el precio de la criptomoneda se recuperó de US$ 2.900 a US$ 3.850.

Precio estable

Durante el fin de semana, luego de un leve crecimiento, el Bitcoin se ha mantenido relativamente estable por el orden de los US$ 3.800. De hecho, cuando son las 12:28 pm en Nueva York, el precio del Bitcoin es de US$ 4.018,41.

Los reguladores financieros de China han aclarado que no tienen la intención de prohibir el Bitcoin, y algunos analistas de Beijing esperan que la prohibición de las casas de cambio Bitcoin sea temporal, al menos hasta que el Banco Popular de China libere un programa de licencias para estas plataformas comerciales.

De hecho, algunos de ellos especulan que si el presidente chino Xi Jinping es reelegido en noviembre de 2017, el mandatario podría alentar directamente a los reguladores financieros locales a reactivar el comercio Bitcoin y otras actividades relacionadas a las criptomonedas como las ICOs.

Independientemente de la actual actividad reguladora en el país asiático, que ha provocado la caída de sus precios, algunos ejecutivos relacionados al mundo de las criptomonedas han señalado que estos activos son más resistentes que las acciones tradicionales, ya que no están interconectados con contrapartes desconocidas. De hecho, piensan que las regulaciones no afectarán el crecimiento del Bitcoin a largo plazo.

Rayo de luz en las regulaciones

Rob Viglione, cofundador de ZenCash, una criptomoneda con alto nivel de privacidad para transacciones sin fronteras y descentralizadas, afirmó:

Ya hemos visto unos US$ 60 mil millones en valor borrados a principios de este mes, pero hay un aspecto positivo que puede ser difícil de ver: los reguladores están empezando a proporcionar cierta claridad, e incluso si las nuevas reglas no son ideales, son mejores que una incertidumbre de una regulación potencialmente deficiente.

Asimismo, Viglione cree que la caída del valor del mercado de las criptomonedas vino después de la prohibición de las ICOs en China y las declaraciones de Jamie Dimon, importante banquero y ex director de JP Morgan, quien calificó al Bitcoin como un fraude. De igual forma, considera que una de las cosas positivas de estos mercados es que se basan en acciones, y no en redes masivamente interconectadas de derivados apalancados con contrapartes desconocidas, como es la norma en la banca moderna.

La descentralización es indetenible

Bharath Rao, CEO de Leverj, una plataforma descentralizada para el comercio de derivados de criptomonedas, afirmó que:

Para aquellos que estamos en las plataformas de intercambios, la posibilidad de que los gobiernos restrinjan las casas de cambio es una conclusión inevitable desde que Bitcoin fue notado por primera vez por el gobierno. El precio siempre es una sólida métrica de la codicia y el miedo a los mercados, y refleja la incertidumbre regulatoria en este momento. Esto también señala que el desarrollo de los modelos sin custodia y descentralizados se acelerará.

Rao afirmó que la regulación no es ni necesaria ni posible para los modelos descentralizados, y que el futuro podría haber sido más brillante al apoyar a la comunidad de las criptomonedas a desarrollar modelos más rápidos de intercambio y no privarlos de libertad.

Por su parte, Jason English, vicepresidente de marketing de Sweetbridge, una alianza que busca utilizar Blockchain para crear una cadena de suministro de líquidos, piensa que China tiene mucho en juego al intentar eliminar las criptomonedas. Piensa que el hecho de que el país esté construyendo una gran industria para la minería y el intercambio del Bitcoin, hace que sea difícil pensar que el gobierno desee salir de un mercado con tanto potencial.