Tratamiento Contra El Alzheimer

Investigadores de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC) están abordando un nuevo estudio que está enfocado en prevenir la enfermedad de Alzheimer, años antes de que la enfermedad se desarrolle.

Los investigadores están comenzando pruebas humanas de dos tratamientos preventivos para la enfermedad, una vacuna y una medicación oral. Ambos tratamientos están dirigidos al beta amiloide, y si uno o ambos son exitosos, podrían salvar millones de vidas.

¿Por qué algunas personas no desarrollan Alzheimer a pesar de tener los marcadores cerebrales de esta enfermedad?

El Dr. Lon Schneider, profesor de psiquiatría de la USC e investigador principal del estudio, manifiesta: “Uno de los desafíos en el desarrollo de nuevos medicamentos para el Alzheimer, es que los investigadores tienden a probar medicamentos en personas que tienen un estado avanzado de la enfermedad, y los medicamentos simplemente no están demostrando ser eficaces. Si intervenimos entre 10 y 12 años antes de que se manifieste el Alzheimer, podremos detenerlo antes de que comience o retrasaremos los síntomas”.

Aproximadamente la mitad de todos los pacientes con Alzheimer llevan el gen apolipoproteína e4 (APOE4), que puede ser heredado de cualquiera de los padres. Alrededor de una cuarta parte de la población lleva un gen APOE4, mientras que dos a tres por ciento de la población tiene dos copias, una de cada padre.

Los participantes deben tener dos copias del gen para calificar para el estudio; los adultos interesados ​​de 60 a 75 años con cognición normal, deben someterse a pruebas genéticas para el gen APOE4. Si la vacuna, la medicación oral, o ambas, resultan eficaces en el tratamiento de personas con dos copias del gen APOE4, es muy probable que sea eficaz para otras personas en riesgo.

A los participantes se les asigna aleatoriamente una vacuna, una medicación oral, una vacuna placebo o una medicación oral placebo, la cual tomarán de cinco a ocho años. Tanto la vacuna como la medicación oral se dirigen al beta amiloide, el componente primario de las placas amiloides en el cerebro y una de las principales causas del Alzheimer, pero de dos maneras diferentes. La vacuna ayuda en el desarrollo de los anticuerpos beta amiloide, mientras que la medicación oral bloquea una enzima que produce beta amiloide.

De ser capaces de demostrar que la vacuna o la medicación oral son eficaces para retrasar el Alzheimer entre las personas con mayor riesgo, esto implicaría de manera innegable que este enfoque está en el camino correcto para el desarrollo de nuevos tratamientos.

Los investigadores señalan que poder retrasar el inicio del Alzheimer por cinco años, por ejemplo, implicaría que la incidencia de la enfermedad caería a la mitad. También daría a los individuos, cinco años más sin síntomas de la enfermedad.

Más en TekCrispy