Nsa Espionaje Snowden Torrent

Antes de que Netflix y Spotify se hicieran populares como servicios de contenido en streaming, hace varios años las personas que deseaban escuchar música en línea o ver películas en Internet no lo tenían fácil. Por ello, la descarga de archivos pirateados a través de la tecnología de intercambio de archivos se hizo muy popular.

De hecho, tan solo en 2004, se estima que al menos 8 millones de estadounidenses descargaban música y películas desde aplicaciones P2P (peer-to-peer) como Kazaa, LimeWire, eDonkey y el popular BitTorrent. Esta proliferación, sin duda llamó la atención de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), quien según un documento reciente, sacó provecho de esta situación.

La NSA nuevamente al acecho

El hecho de que las redes P2P facilitaran el intercambio de archivos a través de carpetas públicas, permitía que cualquier persona pudiera ver lo que compartía el otro usuario. Esto fue aprovechado por la NSA, de acuerdo con un documento publicado el día de ayer, que forma parte de los archivos filtrados por el denunciante de la agencia de inteligencia, Edward Snowden.

Según el documento, la NSA creó un grupo de investigación dedicado a estudiar el tráfico de Internet en redes P2P, no porque le importara la violación de los derechos de autor, sino porque deseaba encontrar información valiosa para la agencia a través del espionaje a los ciudadanos. El artículo fue publicado en 2005 en uno de los sitios de noticias internas de la agencia, SIDtoday.

La NSA necesitaba decodificar los protocolos que utilizaban varios servicios, rompiendo el cifrado para ver qué tipo de archivos estaban siendo intercambiados. El informe revela:

“Hemos desarrollado la capacidad de descifrar y decodificar el tráfico de Kazaa y eDonkey para determinar qué archivos se están compartiendo y qué consultas están realizando”.

De esta forma, la NSA desarrolló maneras de espiar Kazaa para extraer información de registro como direcciones de correo electrónico, registros de discos duros, códigos de países, nombres de usuario, ubicación de archivos descargados y lista de búsquedas recientes. A pesar de que el artículo no detalla el procedimiento, el investigador que lo escribió afirma que los objetivos militares de Estados Unidos utilizaban estos sistemas P2P para compartir archivos de relevancia, que nada tenían que ver con música o cine.

A pesar de que Kazaa cerró su sitio web en 2012, eDonkey aún está activa, aunque con menos popularidad. Lo lamentable es que la red utiliza el mismo cifrado que la hizo vulnerable a esta intervención de la NSA, ya que no ha sido actualizada en más de 7 años.

BitTorrent: Un objetivo prioritario

En 2005, el programa FAVA de la NSA tenía en la mira al protocolo BitTorrent, además de las comunicaciones a través de MSN Messenger. Para sus labores de espionaje, se valieron de dos programas conocidos como DIRTY RAT y GRIMPLATE, este último permitía investigar el uso de BitTorrent por parte de los empleados del Departamento de Defensa. En el caso de DIRTY RAT, permitía la identificación de usuarios descargando archivos eMule y compartiéndolos.