Compartir

El objetivo de la empresa emergente OnComfort es ayudar a los pacientes a lidiar con el estrés y el dolor asociados con el tratamiento contra el cáncer, pero la compañía no basa su estrategia en un nuevo medicamento o terapia tradicional, su enfoque está orientado al uso de aplicaciones de realidad virtual (VR).

De acuerdo al sitio web de OnComfort, sus aplicaciones han sido probadas por 20 médicos en más de 1.500 pacientes en los Estados Unidos y Europa. Un vocero de la empresa afirma que hasta ahora, las pruebas han producido resultados positivos: los pacientes con cáncer de mama que usaron OnComfort, al menos 15 minutos antes de los procedimientos programados, vieron una reducción del 50 por ciento en la ansiedad, una reducción del 80 por ciento en el uso de analgésicos y una disminución del 40 por ciento en el dolor general.

3 aplicaciones que te dirán si está a punto de ocurrir un sismo en tu ciudad

Diane Jooris, cofundadora de la empresa y especialista en el uso de la hipnosis clínica para tratar el estrés, la ansiedad y el dolor en entornos médicos agudos, expresa: “Oncomfort aprovecha la tecnología de realidad virtual para ayudar a entrenar a los pacientes en técnicas de manejo del estrés, darles información fácil de entender y ayudarles a sentirse más calmados y cómodos, además de abrigar la idea que tienen el control de su condición.”

La compañía tiene actualmente cinco aplicaciones basadas de realidad virtual en ensayos para mejorar la atención y la eficacia del tratamiento para pacientes con cáncer; las aplicaciones son:

  • Aqua: una experiencia inmersiva que reduce el dolor y la ansiedad al inducir la relajación en un ambiente submarino.
  • Amo: utiliza técnicas de hipnosis clínica para aliviar el dolor y la ansiedad, mientras el paciente se somete a un procedimiento invasivo corto.
  • Kimo: para uso pediátrico, distrae y da poder a los pacientes al permitirles combatir las células cancerosas en un entorno de realidad virtual antes y durante la quimioterapia.
  • Spacio: también para su uso en niños, induce la relajación antes de tener una resonancia magnética o radioterapia, haciendo que el paciente se acostumbre a los sonidos, ruidos y el confinamiento asociado con el tratamiento.
  • Stella: esta aplicación utiliza la inmersión de la realidad virtual para distraer a los pacientes pediátricos, y bajar la ansiedad que puede desencadenarse antes y durante procedimientos cortos.
Estudio revela dependencia crucial de las células del melanoma a una proteína

La realidad virtual ya ha demostrado ser capaz de aportar beneficios en la salud, ayudando a los pacientes a lidiar con autismo, paranoia, dolores de parto, síndrome de estrés postraumático y muchas otras condiciones y dolencias.

El año pasado, se estimó que 1,6 millones de personas fueron diagnosticadas con una forma de cáncer en los Estados Unidos, y si el enfoque que ofrece la tecnología de OnComfort, puede ayudar a aliviar el estrés y el dolor, de incluso una fracción de esas personas, merece que se le dé seguimiento.

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.