Corea Del Norte Sanciones Bitcoin

Corea del Norte, el estado que hasta hace poco fue acusado por investigadores de organizar ataques de hacking a diversas instituciones financieras de todo el mundo, ahora ha sido acusado de robar criptomonedas para eludir las más recientes sanciones internacionales impuestas a ese país.

Según un informe de FireEye, destacada firma de seguridad, actores vinculados a la nación podrían ser los responsables de ataques informáticos a diversas casas de cambio de criptomonedas en Corea del Sur. En este sentido, la publicación sugiere:

Desde mayo de 2017, hemos observado que los actores norcoreanos apuntan al menos a tres casas de cambio de criptomonedas de Corea del Sur, con la intención de robar fondos.

Así lo expresó Luke McNamara, analista sénior de inteligencia para amenazas en FireEye. De hecho, afirma que el ataque se ejecuta a través de cuentas de correo electrónico personales de los empleados en los mercados de criptomonedas, utilizando señuelos como notificaciones bancarias, fiscales y la implementación de malware. Estos ataques serían ejecutados por los mismos agentes o hackers responsables de las intrusiones en los bancos mundiales en 2016.

Estas acusaciones llegan en un momento en el que las relaciones del país comunista con la comunidad internacional no están en su mejor momento. El martes, el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó por unanimidad nuevas sanciones para Corea del Norte, una semana después de que llevara a cabo su sexto ensayo nuclear hasta la fecha.

Un dato curioso es que la acusación de McNamara no revela cuáles fueron las tres casas de cambio afectadas por los supuestos ataques de hackers norcoreanos, ni tampoco dio detalles sobre el éxito o fracaso de dichas acciones. De hecho, el mismo McNamara revela que un ataque llevado a cabo en abril a la casa de cambio surcoreana Yapizon, no puede ser vinculado con claridad a los hackers norcoreanos.

Lo cierto, es que este informe puede servir para dos cosas: incrementar la ola mediática en torno a las acciones de Corea del Norte que podrían poner en riesgo el futuro de la humanidad, o favorecer las intenciones políticas de Estados Unidos, principal rival de la nación comunista. En un mundo donde las políticas de ambos países están en el ‘ojo del huracán’, afirmaciones como la de McNamara, con huecos argumentativos, parecen más bien el alimento que necesita la prensa voraz.

Recientemente informamos que muchos investigadores del sector económico han hablado de cómo una Tercera Guerra Mundial iniciada por el conflicto Corea del Norte-Estados Unidos, podría producir un crecimiento del mercado de las criptomonedas, debido a la confianza que los inversionistas depositarían en estos activos por encima de las principales instituciones bancarias a nivel mundial, que normalmente tienden a derrumbarse ante un conflicto de este tipo.