Finalmente, Apple ha lanzado el muy anticipado iPhone X, el icónico smartphone de la compañía que se suma a la tendencia del mercado de eliminar los biseles de la pantalla. Vale también la pena resaltar, que estamos a 10 años de que Steve Jobs presentará la primer versión del iPhone, el smartphone que lo cambiaría todo para siempre.

Siendo claros, hay que decir que Apple no ha tenido tarea fácil, ni mucho menos. Las expectativas han estado altas desde los primeros rumores y filtraciones. Para los fanboys, Apple tiene una deuda pendiente que saldar con respecto a sus últimos lanzamientos, que ciertamente se han quedado cortos en lo que a innovación respecta.

Dicho lo anterior, veamos si Apple ha logrado cumplir con esas expectativas.

Diseño

Pantalla sin biseles, pero con una muesca

La tendencia iniciada por Xiaomi con el Mi Mix, llega por fin a Apple. El iPhone X dispone de una pantalla de 5.8 pulgadas a la que bautizó como Súper Retina. Su panel hace por fin el salto a la tecnología OLED, ofreciéndonos múltiples ventajas como son: un menor consumo energético, mayor brillo, y colores más realistas. Dispone de una resolución de 2436 x 1125 píxeles con una densidad de 458 ppi que permiten reproducir con contenidos en 4K sin perder calidad. La densidad de colores.

Pese a que la pantalla del iPhone X es de 5.8 pulgadas, el tamaño del smartphone con respecto al iPhone 7 Plus, no ha incrementado significativamente, de hecho tan solo es un 5% más grande que este último.

Pero sin duda el detalle visual más prominente es la muesca que tiene la pantalla en el borde superior. La muesca es donde se albergan todos los sensores de luz, proximidad, altavoz y de la cámara frontal del iPhone X, así que resta decir que es una zona de gran importancia.

Debo decir que no aplaudo la alternativa por la que Apple ha optado de apilar los sensores y el altavoz. Es un detalle que simplemente no termina de convencerme por que hace perder la continuidad de la pantalla rectangular. Otros smartphones de como el Samsung Galaxy Note 8, LG V30 y el Xiaomi Mi Mix 2 han optado por incluir los sensores en fila en el bisel superior o inferior y sin tener que modificar la configuración de pantalla.

Pese a todo, Apple ha sabido ingeniárselas para que iOS 11 se adapte a esta nueva configuración de pantalla y ofrezca al usuario una interfaz que no interfiera con su experiencia —o al menos es lo que intentaron.

Chasis

El marco del iPhone X es de metal, de acero inoxidable para ser precisos. Su cubierta posterior es de cristal resistente a rayones, aunque con el tiempo sabemos que esto tiende cambiar. Es evidente que la inspiración para esta combinación viene desde el iPhone 4, aunque en esta ocasión Apple tiene un razón funcional para su implementación.

El iPhone X es el primer iPhone en soportar carga inalámbrica. Este es el motivo por el que Apple optará por una cubierta de cristal, que permite la carga por inducción inalámbrica. Tan pronto dejas tu iPhone X cargando encima del pad que puede adquirirse de manera opcional tu smartphone empezará a cargarse —todo un acierto para estos tiempos en los que descargar el smartphone es nuestra tarea principal del día.

FaceID, la nueva tecnología biométrica

La nueva pantalla del iPhone X, como hemos dicho, conlleva algunos retos a nivel técnico. Apple ha optado por eliminar el lector de huellas digitales, Touch ID, y en cambio nos presenta Face ID, reconocimiento facial de último nivel.

En el frente se alberga ahora dos cámaras, una cámara regular y una cámara infrarroja, justo a la par de los sensores de iluminación y un proyector de puntos invisibles. La combinación de todos estos sensores permite que el iPhone X pueda mapear nuestro rostro y construir gracias al procesador A11 Bionic y su módulo Neural Engine, un modelo tridimensional de nuestra cara.

La tecnología Face ID, tal como Apple la ha implementado dispone de estas características:

  • Funciona en condiciones de poca luz o ninguna.
  • Identifica nuestro rostro a pesar de que utilicemos accesorios como gafas, nos cambiemos el corte o color del cabello, usemos una bufanda o nos dejemos crecer la barba.
  • Face ID toma en consideración el paso del tiempo y registra nuevos cambios en nuestro rostro.
  • Es una tecnología que ha sido entrenada y diseñada para no ser vulnerada con una fotografía o con una mascara profesional.

Es claro, Apple intenta poner una nuevo estándar para las tecnologías de autenticación biométrica, tal como lo hiciera con el Touch ID. Es así, que Face ID puede ser utilizado para autorizar los pagos de Apple Pay.

Pero la tecnología detrás del módulo de cámara frontal no acaba con el Face ID. Una gran sorpresa para todos es la implementación de esta tecnología en la realidad aumentada. Gracias a ella Apple ha demostrado cómo las máscaras para Snapchat u otras apps pueden mejorar significativamente en precisión.

Y como Apple le gusta predicar con el ejemplo, se ha creado una nueva función llamada Animojis, que consiste en una versión animada de los emojis que todos conocemos y que utiliza el mapeo de nuestro rostro en tiempo real. Las animaciones resultantes pueden enviarse por iMessage.

Nuevas cámaras traseras

Como cámara principal, Apple nos ha dado un módulo de cámara dual que opera de forma similar al integrado en el iPhone 7. Por supuesto hay actualización en sus componentes, como son los sensores de 12 megapíxeles, habilitados para grabar vídeo 4K a 60 fps. También contará con un modo de cámara lenta a 240 fps con calidad 1080p.

La apertura de las cámaras es de f/1.8 y f/2.4 y pueden conseguir un zoom de hasta 2X. Ambas cámaras disponen de estabilización óptica así como el uso de un flash de 4 LEDs. Pero nada de esto podría verse bien aprovechado si no disponemos de una buena app para la cámara. Es por ello que Apple ha integrado nuevos filtros, nuevos ajustes en tiempo real y nuevos modos a la app de cámara en iOS.

Más potencia con el nuevo procesador

El nuevo procesador del iPhone X, el A11 Bionic, es una pequeña bestia. No solo por incluir su propio módulo de Neural Engine, que lo convierte en único de su clase, sino porque además integra seis núcleos, dos de bajo rendimiento y 4 de alto rendimiento. Además, se acompaña de 3GB de RAM y una GPU también diseñada por Apple.

En este punto es difícil determinar los resultados. Sin embargo, el historial que tiene Apple de optimizar sus dispositivos controlando al máximo nivel el software – hardware nos deja claro que seguirá gozando de una ventaja competitiva al obtener un máximo de rendimiento a la altura de sus competidores y sin tener que escalar la RAM y el número de núcleos del procesador.

Resumen de características y precio

IPHONE X
PANTALLA5,8 AMOLED (HDR)
RESOLUCIÓN2436×1125 píxeles
PROCESADORApple A11 (6 núcleos)
RAM3 GB
MEMORIA INTERNA64 y 256 GB
BATERÍA¿?– (carga rápida e inalámbrica)
DIMENSIONES143,6×70,9×7,7 mm // 174 gramos
CÁMARA PRINCIPAL12 MP (f1.8) + 12 MP (f2.4) con OIS
CÁMARA SECUNDARIA7 MP (f2.2)
OTROSResistencia al agua / Face ID

Evidentemente este aluvión de nuevas características y tecnologías no han salido nada baratos. El iPhone X empezará a llegar a las tiendas a partir del próximo 3 de noviembre por un precio de $999 por el modelo de 64 GB, y $1100 por el modelo de 128 GB. Ambos podrán reservarse a partir del próximo 27 de octubre.