Un grupo de investigadores del Banco Central de Finlandia ha calificado al ecosistema de Bitcoin como “Revolucionario”. En un artículo publicado el pasado 5 de septiembre, los economistas del Bank of Finland revelaron los resultados de una investigación sobre los detalles de la infraestructura de Bitcoin, concluyendo que la tecnología de la cadena de bloques que soporta a esta criptomoneda constituye un “monopolio administrado por un protocolo”.

En general, los autores del informe, Gur Huberman, Jacob Leshno y Ciamac Moallemi, sostienen que esta característica ofrece un grado de protección contra la manipulación por parte de los malos actores en virtud de la dinámica de las reglas del protocolo. El grupo escribió:

Bitcoin es un monopolio administrado por un protocolo, no por una organización gestora. Los monopolios familiares son manejados por organizaciones administradoras con discreción para determinar y luego cambiar precios, ofertas y reglas. Los monopolios a menudo se regulan para prevenir o al menos mitigar su abuso de poder.

Quizá la afirmación más notable del informe tiene que ver con la idea de que el Bitcoin no puede ser regulado, debido a los argumentos anteriormente mencionados. En este sentido, los economistas afirman que no hay necesidad de una regulación debido a que el sistema está comprometido con el protocolo, y las tarifas de transacción que se cobran a los usuarios son determinadas por consenso, independientemente del esfuerzo de los mineros.

A pesar de que el documento enfatiza que dichas opiniones no representan la postura oficial del Banco de Finlandia, esta publicación es notable debido a la participación de la institución en la tecnología de la cadena de bloques hasta la fecha.

El año pasado, organizó un seminario sobre Blockchain que contó con la participación de instituciones reguladoras, académicos locales y empresas, con el fin de apoyar la investigación local con respecto a esta tecnología. Por ejemplo, la ciudad de Kouvola, recibió US$ 2,4 millones para probar la tecnología Blockchain en el transporte marítimo.

Otros gobiernos del mundo se han mostrado interesados por explotar el potencial de Blockchain para mejorar sus servicios internos y públicos, como por ejemplo, el gobierno de Brasil, quien recientemente informó sobre la puesta en marcha de un proyecto que pretende verificar los documentos de identidad de sus ciudadanos utilizando la tecnología de la cadena de bloques.