Los algoritmos de computadora desarrollados por investigadores de ingeniería en la Universidad de Waterloo, pueden determinar con precisión cuándo los conductores están enviando mensajes de texto o participando en otras actividades que distraen al conductor mientras maneja un automóvil.

El sistema utiliza cámaras y software de inteligencia artificial (AI) para detectar los movimientos de mano cuando se desvían del comportamiento de conducción normal y los califica o los clasifica en términos de posibles amenazas de seguridad.

Fakhri Karray, profesor de ingeniería eléctrica e informática en Waterloo, dijo que la información podría ser utilizada para mejorar la seguridad vial, advirtiendo o alertando a los conductores cuando se encuentren peligrosamente distraídos. Con la tendencia de que cada vez más los autos convencionales incorporan características avanzadas de autoconducción, los signos serios de distracción del conductor podría ser empleados para activar medidas de protección.

Karray, quien además es presidente del Departamento  de Investigación de la Universidad y director del Centro de Análisis de Patrones y Machine Intelligence (CPAMI), señala: “A fin de evitar accidentes, el auto podría tomar el control de la conducción en caso de peligro inminente, incluso por un corto tiempo.”

Los algoritmos de la tecnología fueron preparados usando técnicas de aprendizaje automático para reconocer acciones tales como enviar mensajes de texto, hablar por teléfono móvil o llegar al asiento trasero para tomar algo. La gravedad de la acción se evalúa en función de la duración y de otros factores.

Ese trabajo se basa en extensas investigaciones previas en CPAMI sobre el reconocimiento de signos, incluyendo el parpadeo frecuente, una señal en la que los conductores corren el riesgo de quedarse dormidos al volante.

El posicionamiento de la cabeza y de la cara también son importantes señales de distracción. Las investigaciones en curso en el centro ahora buscan combinar la detección, el procesamiento y la graduación de varias clases diferentes de distracción del conductor en un solo sistema.

El desarrollo de esta tecnología puede tener un enorme impacto en la sociedad, considerando las estimaciones de que los conductores distraídos son culpables de hasta el 75 por ciento de todos los accidentes de tráfico en todo el mundo.

Otro proyecto de investigación en CPAMI está explorando el uso de sensores para medir señales fisiológicas tales como la velocidad de parpadeo ocular, el tamaño de la pupila y la variabilidad de la frecuencia cardiaca, a fin de ayudar a determinar si un conductor está prestando la atención adecuada a la carretera.