El día de hoy, Microsoft y el banco israelí Hapoalim, anunciaron una alianza para ofrecer garantías bancarias digitales a través de la tecnología Blockchain. Las garantías bancarias son operaciones crediticias a través de las cuales el banco se compromete a pagar una determinada cantidad de dinero a un cliente, en caso de que se incumplan los compromisos adquiridos en el documento.

Según el diario Times of Israel, el anuncio revela que muchos de los clientes del Banco Hapoalim que requieren garantías bancarias deben viajar a una sucursal para su solicitud. Como parte de la asociación, Microsoft desarrollará una nueva herramienta, utilizando su plataforma en la nube Azure, para probar la funcionalidad de las aplicaciones basadas en la tecnología Blockchain.

La cooperación con Microsoft hace que el Banco Hapoalim sea la primera institución financiera de Israel en aprovechar la tecnología de la cadena de bloques para sus contratos financieros. En el comunicado, Arik Pinto, CEO de Hapoalim afirmó:

El nuevo sistema permitirá a los clientes del banco recibir documentos de seguridad de manera digital, automatizada y segura, sin necesidad de dirigirse directamente a la sucursal. El uso de la tecnología Blockchain mejorará significativamente la experiencia del cliente y el nivel de confianza en el sistema bancario.

El anuncio reveló que Hapoalim está trabajando junto a otras entidades financieras, incluyendo el Banco de Israel, para actualizar los requisitos regulatorios que permitan el uso de la tecnología Blockchain. Con motivo del anuncio, el CEO de Microsoft Israel, Shelly Landsmann, afirmó:

Actualmente, Microsoft apoya un gran número de tecnologías basadas en Blockchain que permiten el despliegue de diferentes tipos de redes en la plataforma de nube Azure, dependiendo del sistema y las necesidades del negocio.

La tecnología Blockchain sigue demostrando su potencial en cada vez más sectores de la economía y nuestra vida cotidiana. Sus aplicaciones no solo están revolucionando la industria bancaria, sino que muchos gobiernos han comenzado a explorar sus beneficios para liquidar transacciones, crear registros de identidad de sus ciudadanos, e incluso algunas compañías han pensado en mejorar los sistemas de seguridad informática con esta tecnología.