John Deere Agricultura Ia

Para nadie es un secreto que la Inteligencia Artificial (IA) cada día abarca más aspectos de nuestra vida cotidiana. De hecho, hace un par de días informamos que el presidente ruso Vladimir Putin emitió unas declaraciones polémicas, donde afirmó que quien tuviera dominio de esta tecnología sería el gobernante del mundo.

A esto se une la constante advertencia de personalidades reconocidas del mundo tecnológico como el fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, quien ha advertido sobre el desarrollo armamentista con base en la IA, el cual podría conducir a una Tercera Guerra Mundial.

Ahora, la IA podría llegar al sector agrícola, de la mano de la compañía Deere & Company. La empresa acaba de adquirir Blue River Technology, una compañía que utiliza IA para avanzar en la agricultura de precisión, específicamente, a través del aprendizaje mecánico y la visión por computadora para la aplicación de herbicidas solo en las porciones infestadas por malas hierbas en un campo agrícola.

Esta tecnología permite reducir los desechos y la cantidad de insumos necesarios durante la fumigación, ahorrando dinero y molestias a los agricultores en el proceso. El acuerdo implica una inversión de US$ 305 millones y se espera que se concrete este mes. El equipo de Blue River mantendrá sus operaciones en su sede de Sunnyvale, California, con la finalidad de mantener el “espíritu emprendedor” que lo condujo a su crecimiento, según Deere.

El cofundador y CEO de Blue River, Jorge Heraud, afirmó que la compañía cuenta actualmente con una amplia gama de herramientas inteligentes para avanzar en la gestión del sector de la agricultura, desde el campo hasta el nivel de las plantas procesadoras. De hecho, la empresa ha desarrollado un software de análisis de cultivos para drones, un bot para el aclarado preciso de lechugas, y un rociador automático de malezas que emplea la IA para rociar herbicidas solo en plantas que infestan la maleza.

Willy Pell, director de la nueva tecnología que Blue River proporcionará a Deere, afirma que el sistema ha demostrado resultados prometedores, reduciendo el uso de herbicidas hasta un 90%. Con esta compra, queda en evidencia una nueva aplicación de la IA, esta vez en el sector de la agricultura. Varias empresas ya han utilizado drones para recopilar datos sobre cultivos, en lo que podría representar una nueva carrera por la “agricultura inteligente”.

Más en TekCrispy