Menos de una semana después de que la primera terapia CAR-T fuera aprobada por la FDA, la agencia reguladora de Estados Unidos, ha instruido a la empresa farmacéutica de origen francés Cellectis, a que suspenda llevar a cabo dos ensayos de fase I en curso de la innovadora terapia genética CAR-T, después de la muerte de un paciente que podría atribuirse a los efectos secundarios.

El paciente, de 78 años y que padecía una neoplasia de células dendríticas plasmocitóides blásticas recidivadas (BPDCN), falleció 9 días después de la administración del procedimiento UCART123, después de experimentar el síndrome de liberación de citoquinas severo (SRC), complicación comúnmente asociada con este tipo de terapia.

Desarrollan parche ocular basado en células madre para tratar a pacientes con pérdida de la visión repentina

La promisoria terapia CAR-T aborda el cáncer mediante el uso de las propias células inmunes de una persona. Las células son extraídas, modificadas para transportar un nuevo gen, y luego reintroducidas en el cuerpo. Los ensayos actuales tenían por objeto probar la efectividad del tratamiento CAR-T que usaba células inmunes de un donante, en lugar de las del paciente. Este tratamiento modificado se conoce como CAR-T Universal.

La FDA ha pedido a la empresa Cellectis la suspensión de dos estudios; el ensayo en BPDCN en el cual el paciente fallecido había sido el primero en ser tratado; y un estudio en leucemia mieloide aguda (AML) en el que el primer paciente, aunque resuelto después de 12 días, también sufría de síntomas severos de SRC. La compañía francesa ahora está trabajando en la modificación del protocolo y la reducción de la dosis para reanudar los ensayos.

El anuncio ha golpeado duramente a Cellectis, ya que la terapia UCART123 es su principal programa patentado y la primera terapia CAR-T disponible para entrar en ensayos clínicos.

Las muertes inducidas por los efectos secundarios, lamentablemente, no son algo nuevo en los ensayos CAR-T. La biotecnológica estadounidense  Juno Therapeutics tuvo que terminar un ensayo CAR-T en marzo, después de que cinco pacientes murieran de edema cerebral. El ensayo había estado en suspenso después de las tres primeras muertes y se reanudó con una modificación del protocolo, pero se detuvo definitivamente después de que murieron otros dos pacientes.

Kite Pharma, que se encuentra a la espera de recibir la aprobación de su terapia con células CAR-T, llamado KTE-C19, también ha reportado dos muertes relacionadas con la terapia. Aunque la terapia Kymriah de Novartis, el primero en ser aprobado, es el único sin muertes reportadas, 49% de los pacientes en su ensayo pivotal, sufrieron de fuertes complicaciones asociadas al síndrome de liberación de citoquinas severo.

Queda por ver cómo la terapia se comporta en el mundo real, ahora que el primer tratamiento ha sido aprobado, pero los efectos secundarios son sin duda una de las principales preocupaciones con respecto al procedimiento con células CAR-T y otras inmunoterapias.

La investigación sobre los efectos a largo plazo de estos tratamientos parece estar quedando retrasada, dado que la mayoría de ellas están siguiendo los programas de la FDA para la aprobación acelerada.