Esta semana, dos reconocidas personalidades del mundo de los negocios, la empresaria de la lencería Michelle Mone y su socio Douglas Barrowman, han anunciado que 223 mil metros cuadrados de propiedad residencial en Dubai serán vendidos en Bitcoins.

Venta inmobiliaria en Bitcoins

El complejo inmobiliario lleva por nombre Aston Plaza & Residences, y está dedicado a los inversionistas que se beneficiaron del auge del Bitcoin y quieren convertir sus criptomonedas en propiedades físicas. Los promotores del proyecto afirman que se trata del primer gran desarrollo que tiene en cuenta el Bitcoin como método de pago. El proyecto inmobiliario se divide en dos torres residenciales de 40 pisos.

En una entrevista realizada por Business Insider, Barrowman expresó:

Los comerciantes han hecho un montón de dinero en criptomonedas durante los últimos años, ya sea en Bitcoin o Ethereum. Hemos visto que los compradores de estos apartamentos son personas que quieren redistribuir fondos del mundo criptográfico al mundo convencional, y no hay nada más seguro que los ladrillos y el mortero para hacerlo.

El complejo inmobiliario, que está ubicado en el Parque Científico de Dubai, actualmente está en construcción y su finalización está prevista para el 2020. Aston Developments, la firma propiedad de Barrowman, forma parte del Grupo Knox, el cual está valorado en más de US$ 1,9 mil millones.

Inicialmente, un total de 150 apartamentos serán puestos a la venta de un total de 750. Las propiedades van desde apartamentos tipo estudio valorados en US$ 170.000 (alrededor de 37 Bitcoins), y apartamentos de dos habitaciones por US$ 380.000, equivalente a 82 Bitcoins.

Por su parte, Michelle Mone, fundadora de la marca de ropa interior Ultimo, dijo que muchos inversionistas internacionales comprarán los apartamentos como una inversión, debido a que ofrecen un rendimiento anual relativamente alto del 9%.

 

La volatilidad del Bitcoin

Ante la alta volatilidad del mercado de las criptomonedas y de Bitcoin, el desarrollo inmobiliario de Dubai fijará los precios de los apartamentos en dólares estadounidenses y luego serán convertidos a un valor de Bitcoin fijado en el momento de la venta por el procesador de pagos Bitpay.

En este sentido, el pago en Bitcoins será convertido inmediatamente de nuevo a dólares, lo que significa que el riesgo de volatilidad asociado a la criptomoneda será absorbido por los compradores, no por los gestores del proyecto.

A pesar de que las transacciones de Bitcoin se registran en la cadena de bloques, el hecho de que no estén vinculadas a la identidad de los usuarios hará que los compradores de los apartamentos deban presentar una serie de documentos como si fuese una compra de propiedad tradicional. De esta forma se evitará el lavado de dinero, según Barrowman.

Esta no es la primera vez que una propiedad es puesta en venta en Bitcoins. Hace pocos días se pudo conocer que una mansión ubicada en una provincia de Rusia fue puesta en venta por un precio aproximado de 3.000 bitcoins, sin embargo, el hecho de que no exista una clasificación para la criptomoneda en el país ha complicado la venta.