Amazon Precios Del Agua

Mientras la costa oeste de los Estados Unidos se prepara para afrontar la llegada del huracán Irma, uno de los más poderosos en llegar a las costas del Atlántico, vendedores de Amazon ha sido acusado por los usuarios de subir injustamente los precios del agua potable que está disponible en el sitio.

Según reportan medios locales, los residentes de Florida, donde el huracán está próximo a llegar, han estado vaciando las estanterías de los supermercados para abastecerse de suministros y prepararse para el evento potencialmente catastrófico de categoría 5. Amazon, que ofrece un servicio de entrega en dos días llamado Prime, ha estado vendiendo agua potable, entre otros suministros, a precios excesivamente abultados.

Por ejemplo, en el sitio web se pueden ver paquetes de agua por casi US$ 40, mientras que algunas botellas eran vendidas por más de US$ 20. Esta alza inducida en los precios de los suministros básicos durante emergencias es ilegal bajo las leyes del estado de Florida.

Por su parte, usuarios de Twitter han denunciado a los minoristas de Amazon, llamándolos “escoria” luego de que en uno de los casos, el precio de 24 botellas de agua alcanzara los US$ 100. Sin embargo, no solo se trata de compañías minoristas, ya que el gigante de los alimentos Nestlé, productor de agua purificada, ha comenzado a vender paquetes de 24 botellas de 16,9 onzas en US$ 40 cada uno, cuando el precio usual por este producto no supera los US$ 5 en los supermercados.

En declaraciones ofrecidas al Miami Herald, la Procuradora General de Florida, Pam Bondi, afirmó que cualquier negocio que esté vendiendo un producto esencial como resultado de la emergencia en el estado de Florida, estará sujeto a la ley.

Amazon ha sido acusado anteriormente de especulación de precios de acuerdo a su formato Prime Day, aumentando los precios de los productos para duplicar su precio real y luego bajar artificialmente el costo para crear falsos descuentos. Por su parte, el grupo Consumer Watchdog de Estados Unidos afirmó que había rastreado los patrones de precios de más de 1.000 productos en dos estudios separados, y descubrió que al 61% de los encuestados se le estaban dando precios falsos para crear descuentos que realmente no existían.

Más en TekCrispy