La Comisión de Títulos y Valores (SFC, por sus siglas en inglés) de Hong Kong, ha emitido una declaración sobre las regulaciones de las ICOs. La SFC ha declarado que las fichas digitales que sean consideradas como valores están sujetas a las leyes de valores de Hong Kong.

Fichas de las ICOs pueden ser valores

En este sentido, la SFC definió a las fichas emitidas a través de las Ofertas Iniciales de Moneda como “materias primas virtuales”, “valores”, “acciones”, “obligaciones” o incluso pueden ser una participación en un “sistema de inversión colectiva”. La SFC declaró que aquellas fichas que entren en la definición de “valores” de conformidad con la Ordenanza sobre Títulos y Valores, están sujetas a las leyes de valores.

De igual forma, la SFC señaló que todas las compañías que emiten valores a través de las ICOs a los ciudadanos de Hong Kong, deben registrarse en la SFC y operar con una licencia suministrada por el organismo.

Además, la SFC afirmó que aquellas compañías o entidades que participan en el comercio secundario de tales fichas, como por ejemplo, las casas de cambio de criptomonedas, también podrán estar sujetas a las regulaciones de la SFC, lo que significa que los comerciantes privados también estarán sometidos a dichos controles.

Julia Leung, Directora Ejecutiva de Intermediarios de la SFC, declaró que la institución está preocupada por el aumento de las ICOs para recaudar fondos en Hong Kong, y por ello, quienes dirigen estas rondas de financiación deben estar conscientes de que pueden estar sujetos al marco legal establecido por la institución.

Hong Kong vs. China

Con este anuncio, Hong Kong parece desarrollar una postura similar a la adoptada por los Estados Unidos y otras naciones de Occidente en relación a las ICOs, quienes se han mostrado mucho más permisivos que China, cuyo Banco Central anunció el día de ayer la prohibición de todas las ICOs en el país.

Dado el dominio de Beijing sobre las políticas de Hong Kong, algunos han comenzado a especular sobre el hecho de que China esté utilizando a Hong Kong como una prueba piloto de regulación a través de la cual experimentar un marco legal menos violento sobre las ICOs fuera de la China Continental.