La cocaína es una droga extremadamente adictiva, es por eso que los jóvenes o adultos que la consumen corren un gran riesgo de convertirse adictos. Lo que es más, luego de haber sido tratados por adicción los, pacientes tienen un 50% de riesgo de sufrir una recaída. Esta es la razón por la que los científicos están en busca de una alternativa que trate la adicción desde otro ángulo.

Un médico italiano llamado Luigi Gallimbert, ha estado utilizando estimulación cerebral electromagnética para tratar la adicción a la cocaína con mucho éxito, según comentan en ScienceMag.

Gallimbert ha conseguido tratar a sus pacientes con un técnica no invasiva llamada estimulación magnética transcraneana (TMS por sus siglas en inglés), en la que se utilizan pulsos electromagnéticos para estimular la actividad neuronal en el cerebro. Según los reportes, ha conseguido reprimir la urgencia de consumir cocaína en más de 300 adictos. El médico ha utilizado el método no invasivo para estimular un área del cerebro humano que controla los impulsos —específicamente una parte del cerebro ubicado en la corteza prefrontal.

Al parecer, Gallimbert habría iniciado las pruebas de su técnica con 32 adictos a la cocaína en un experimento piloto. Luego de notar en sus hallazgos preliminares que la técnica era efectiva, comenzó a ofrecer el tratamiento a un precio de $118 por sesión. Aquellos que no pudieran pagarla, recibirían el tratamiento de forma gratuita.

¿Cómo funciona la estimulación magnética transcraneana (TMS)?

La técnica TMS es una forma no invasiva de estimular las neuronas del cerebro. Durante el tratamiento, un dispositivo genera impulsos electromagnéticos en puntos específicos cerca de la cabeza del paciente. Estos pulsos afectan la actividad neuronal, ya sea acelerando la activación de las neuronas o bien, reduciendo su actividad. Que ocurra uno u otro proceso depende de la frecuencia, duración y patrones de pulsos.

El uso de TMS para tratar la adicción a la cocaína no es una idea que vino del doctor Gallimbert. Este tomó el concepto de un estudio realizado por el Instituto Nacional contra el Abuso de Drogas (NIDA) en el 2013. Los neurocientíficos Antonello Bonci y Billy Chen demostraron que es posible tratar la adicción a la cocaína con estimulación magnética. La diferencia en su estudio, es que los pacientes eran ratas de laboratorio en lugar de humanos.

Los neurocientíficos entrenaron a ratas para buscar la cocaína, aunque también fueron modificadas genéticamente para controlar su actividad neuronal con luz. Luego, utilizaron la técnica TMS para quitar la adicción a la cocaína consiguiendo resultados instantáneos y positivos. El Dr. Bonci explicó en su momento que podría utilizarse TMS para calmar la adicción a la cocaína en humanos.

La técnica TMS ha sido aprobada por la FDA para tratar depresión crónica, ansiedad entre sus ventajas se encuentran que es una técnica no invasiva, que no requiere hospitalización, es relativamente económica, y los efectos secundarios sistémicos son pocos ya que no es un medicamento sistémico. Es por eso que el Dr. Gallimbert y el Dr. Bonci comparten la idea de que esta podría ser la respuesta para tratar una de las más mortales adicciones en nuestro planeta, que está afectando ahora mismo a 13 millones de personas en todo el mundo.

Lo que sigue ahora es que otros estudios independientes corroboren la eficacia de la técnica TMS así como los posibles efectos secundarios. El NIDA por ejemplo, es uno de los institutos que está preparado conducir una prueba controlada en 60 pacientes el próximo año. Otros institutos que estarán investigando sobre el uso y los efectos de la estimulación magnética transcraneana en la adicción a drogas el próximo año, son la Universidad Médica del Sur de California en Estados Unidos, y el Instituto Nacional de Psiquiatría en México.

Más en TekCrispy