Un grupo de trabajo sobre Blockchain del Parlamento Europeo quiere explorar cómo esta tecnología puede ser utilizada para proporcionar una identificación digital a los refugiados, según documentos oficiales.

Las enmiendas para el presupuesto de la Unión Europea para el 2018 fueron publicadas el pasado 29 de agosto, e incluyen un apartado relacionado al grupo de trabajo sobre la cadena de bloques, aprobado desde el año pasado por los legisladores de la institución. El documento también indica que, del US$ 1 millón asignado para el proyecto en el presupuesto de 2017, se han destinado al menos US$ 535 mil.

Las observaciones incluidas en dicha enmienda, parecen estar atribuidas Jakob Von Weizsâcker, un eurodiputado que propuso por primera vez el grupo de trabajo, y sugieren que los legisladores están considerando el uso de Blockchain para la identidad digital de los refugiados. En este sentido, el documento indica:

Un caso específico que debe ser explorado es el potencial de las soluciones basadas en la tecnología de contabilidad distribuida, para la gestión de la situación de los refugiados. Muchos refugiados, y personas en situación similar, no pueden probar su identidad o acceder a servicios esenciales.

De igual forma, el documento remitido a la Unión Europea explica cómo la falta de identidad formal, deja a los refugiados sin la documentación necesaria para abrir una cuenta bancaria, acceder a asistencia médica, educación e incluso protección legal.

Esta noticia llega en medio de un creciente interés de parte de instituciones y organizaciones gubernamentales de diversos países por la tecnología Blockchain, como una herramienta que permitirá resolver los problemas que afectan a las personas desplazadas.

De hecho, a principios de este año se pudo conocer que la Organización de Naciones Unidas (ONU), estaba llevando a cabo un proyecto piloto en Jordania, utilizando la tecnología de Ethereum para distribuir fondos a las personas que huyen de la guerra en Siria. Más de 10.000 desplazados participaron en este proyecto.

Ahora, al menos siete agencias de la ONU están investigando cómo la tecnología Blockchain podría ayudar a la asistencia internacional, la identidad y los micropagos.