Las recientemente descubiertas huellas humanas de Creta, pueden poner a prueba la narrativa establecida de la evolución humana. Se estima que las pisadas tienen aproximadamente 5,7 millones de años de antigüedad, un momento en que investigaciones anteriores, ubican a nuestros antepasados ​​en África, con pies parecidos a los de un mono.

Desde el descubrimiento de los fósiles de Australopithecus en África, ocurridos a mediados del siglo XX, se ha pensado que este continente dio origen al linaje humano.

Descubrimientos fósiles más recientes en la misma región, incluyendo las emblemáticas huellas de Laetoli, de 3,7 millones de años en Tanzania, han consolidado la idea de que los primeros miembros del linaje humano (homínidos), no sólo se originaron en África, sino que permanecieron allí aislados, durante varios millones de años antes de dispersarse a Europa y Asia.

¿Sabías que los zapatos de tacón alto fueron diseñados originalmente para los hombres?

Pero el descubrimiento de huellas humanas en Creta, con una antigüedad de aproximadamente 5,7 millones de años, derriba esta simple imagen y sugiere una realidad más compleja.

Los pies humanos tienen una forma muy distintiva que los diferencia de todos los demás animales terrestres. La combinación de una suela larga, cinco dedos cortos hacia adelante sin garras, y un hallux (“dedo gordo”) que es más grande que los otros dedos del pie, es único. Los pies de nuestros parientes más cercanos, los grandes simios, se parecen más a una mano humana con un hallux parecido al pulgar que sobresale a un lado.

Las recién descubiertas huellas en Trachilos, Creta occidental, tienen una forma inconfundiblemente humana. Esto es especialmente cierto en los dedos de los pies. El dedo gordo del pie es similar al nuestro en forma, tamaño y posición; la planta del pie es proporcionalmente más corta que en las estampas de Laetoli, pero tiene la misma forma general. En resumen, la forma de las huellas de Trachilos indica inequívocamente que pertenecen a un homínido primitivo.

El profesor de la Universidad de Uppsala, Dr. Per Ahlberg, coautor del estudio, señala: “Lo que hace que estas huellas sean polémicas, es la edad y la ubicación de las impresiones.”

Las huellas las cuales se estima una antigüedad de 5,7 millones de años, son más jóvenes que el homínido fósil conocido más antiguo, Sahelanthropus de Chad, y contemporáneo con Orrorin de Kenia, pero más de un millón de años más viejo que Ardipithecus ramidus con sus pies parecidos a los simios. Esto está en conflicto con la hipótesis de que el Ardipithecus es un antepasado directo de los homínidos posteriores.

Descubren una nueva esfinge notablemente conservada en Egipto

Las huellas están firmemente datadas utilizando una combinación de foraminíferos (microfósiles marinos) de los lechos subyacentes, además del hecho de que se encuentran justo debajo de una roca sedimentaria muy distintiva, formada cuando el mar Mediterráneo se secó en esa región, hace 5,6 millones de años.

El Dr. Ahlberg comenta: “Este descubrimiento desafía la narrativa establecida de la evolución humana y es probable que genere mucho debate. Aunque aún está por verse que la comunidad de investigación de orígenes humanos acepte esta huellas fósiles, como evidencia concluyente de la presencia de homínidos en el Mioceno de Creta.”

Más en TekCrispy