El ritmo de crecimiento que ha experimentado la principal criptomoneda del mercado, la ha llevado a superarse a sí misma nuevamente. Esta vez, el Bitcoin amaneció estableciendo un nuevo récord, al superar los US$ 4.800 dólares en su valor.

El día de ayer, hablábamos sobre el nuevo máximo histórico para el mercado de las criptomonedas, que superó los US$ 172 mil millones, crecimiento asociado entre otras cosas, a una mayor adopción de la tecnología Blockchain y las monedas digitales en todo el mundo. También el día de ayer Bitcoin logró superar la barrera de los US$ 4.700.

Según datos de Coinmarketcap, esta mañana, cuando el reloj en Nueva York marcaba las 8:45 am, Bitcoin alcanzó el valor de US$ 4.813,58, mostrando un incremento del 3,20% con respecto de su valor del día de ayer a la misma hora. Su mercado de capitalización es de US$ 79,1 mil millones, y el volumen de operaciones en las últimas 24 horas supera los US$ 2,2 mil millones.

Tendencia al alza del Bitcoin desde enero a septiembre de 2017 / Gráfica proporcionada por Coinmarketcap

Con respecto de otras criptomonedas, destaca el crecimiento de Ethereum (ETH), con un 0,98% de incremento en el último día, mostrando un valor actual de US$ 387,87, muy cercano a su valor récord. Bitcoin Cash (BCH) también tuvo un ligero crecimiento del 0,30% con un precio de US$ 596,37.

Las criptomonedas que mejor tendencia al alza reportaron, fueron Litecoin (LTC), con un 16,56% (US$ 76,97); y Ethereum Classic (ETC), con un 24,26%, alcanzando el valor de US$ 19,82. En el caso de Litecoin, las transacciones con esta criptomoneda se incrementaron, siendo la segunda en operaciones realizadas después de Bitcoin, con US$ 95 millones intercambiados en las últimas 24 horas.

Por su parte, Ripple subió un modesto 4,24% para ubicarse en US$ 0,24, y Dash (DASH) reportó un aumento en su valor del 4,72%, y su precio en este momento es de US$ 389,18. Como podemos ver, las principales criptomonedas de este mercado se mantienen creciendo, pese a las intenciones de diversas instituciones gubernamentales de regular las casas de cambio y plataformas de servicios que operan con estos activos.