De acuerdo a un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos la edad promedio de los padres que tienen un hijo por primera vez, se ha incrementado en tres años y medio, durante las últimas cuatro décadas.

Esas estadísticas provienen del primer análisis comprensivo de todos los nacimientos reportados en los Estados Unidos, en el periodo comprendido desde 1972 hasta el 2015; para ser precisos, el estudio analizó los datos de 168.867.480 nacimientos ocurridos en ese lapso de tiempo.

Así es como los padres influyen sobre las preferencias de los niños en torno a sus juguetes

Los investigadores de Stanford obtuvieron los datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, un programa intergubernamental de intercambio de datos patrocinado por los Centros Federales para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El Sistema Nacional de Estadísticas Vitales registra los nacimientos y las defunciones reportadas por los 50 estados que conforman la federación americana, así como las edades maternas y paternas, y cuando están disponibles, los datos referentes a los niveles de educación, raza y etnicidad de los padres.

Los investigadores encontraron que entre 1972 y 2015, la edad paterna promedio en el momento del nacimiento del primer hijo, se incrementó de 27,4 años a 30,9 años. Los papás asiático-americanos y en particular los papás japoneses y vietnamitas, son los que presentan mayor edad promedio: 36 años.

En el mismo período, la proporción de padres que eran mayores de 40 años, se duplicó de 4,1 por ciento a 8,9 por ciento, mientras que la proporción de padres mayores de 50 años se incrementó del 0,5 por ciento al 0,9 por ciento.

En otros países industrializados se han registrado tendencias similares de aumento de la edad promedio en que los padres tienen su primer hijo.

El incremento de la edad de los padres en tener su primer hijo, probablemente tenga implicaciones para la salud pública. Una edad paterna en aumento puede afectar el número total de hijos que un hombre tendrá, lo que puede afectar la demografía de la población.

Además, hay asociaciones entre una mayor edad de paternidad y mayores tasas de riesgo de tener hijos con autismo, esquizofrenia, anomalías cromosómicas, algunos cánceres pediátricos y ciertas enfermedades genéticas raras.

Pero por otro lado, los padres mayores tienen más probabilidades de tener mejores empleos y más recursos, más posibilidades de tener estilos de vida razonablemente estables y son más propensos a vivir con sus hijos, por lo tanto, a estar más involucrados en su crianza.

Las edades maternas también han aumentado. De hecho, han avanzado más que la contraparte paterna, en el mismo lapso de tiempo; esto puede ser atribuido a diferentes factores que incluyen métodos generalizados de anticoncepción más confiables y a una integración afianzada en la fuerza laboral. El resultado es que la diferencia de edad promedio entre madres y padres ha ido disminuyendo, de 2,7 años en 1972 a 2,3 años en 2015.

Michael L. Eisenberg, del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Escuela de Medicina de Stanford y autor principal del estudio, concluye: “Nuestros hallazgos corroboran la necesidad de realizar nuevas investigaciones sobre las implicaciones sociales y de salud, que puedan generarse por el incremento en el promedio de la edad en los padres que tienen su primer hijo, ya que ha quedado evidenciado que la edad paterna está aumentando en los Estados Unidos.”

Más en TekCrispy