Un grupo de investigadores de la Universidad de Glasgow, han descubierto un proceso para provocar la muerte de las células cancerosas, el cual podría ser más eficaz que los métodos actuales.

El nuevo método de matar células cancerosas, llamado Muerte Celular Independiente de la Caspasa (CICD, por las siglas en inglés de Caspase Independent Cell Death), condujo a la erradicación completa de tumores, en modelos experimentales.

Actualmente, la mayoría de las terapias contra el cáncer, quimioterapia, radiación e inmunoterapia, funcionan destruyendo las células cancerosas a través de un proceso llamado apoptosis, que activa a unas proteínas llamadas caspasas, lo que provoca la muerte celular.

Los 10 experimentos más macabros de la Medicina

Pero en la apoptosis, las terapias a menudo no matan a todas las células cancerosas, lo que  conduce a la recurrencia de la enfermedad, además de tener efectos secundarios no deseados.

En este sentido, los científicos se han centrado en desarrollar una manera de mejorar la manera en que se puede inducir la muerte de las células cancerosas, al tiempo de mitigar la toxicidad no deseada.

La investigación encontró que, a diferencia de la apoptosis, el desencadenamiento de la muerte celular independiente de la caspasa (CICD), con frecuencia mostró una regresión completa del tumor.

Los especialistas señalan que especialmente bajo condiciones de respuesta terapéutica parcial, los datos sugieren que la aplicación específica de la CICD en el tumor, puede ser una manera más eficaz de tratar el cáncer, en comparación con la apoptosis.

El Dr. Stephen W. G. Tait, coautor del estudio, explica: “A diferencia de la apoptosis, que es una forma silenciosa de muerte celular, cuando las células cancerosas mueren a través de CICD, alertan al sistema inmune a través de la liberación de proteínas inflamatorias”.

El sistema inmunológico puede entonces atacar las células tumorales restantes que evadieron la muerte inicial inducida por la terapia.

Para realizar el estudio, los investigadores utilizaron células de cáncer colorrectal cultivadas en laboratorio, a fin de demostrar las ventajas de matar las células cancerosas a través de CICD, sin embargo, estos beneficios pueden ser aplicables a una amplia gama de tipos de cáncer.

Mill Valley se niega a admitir la red 5G porque sus torres inalámbricas pueden producir cáncer

En esencia, este mecanismo tiene el potencial de mejorar drásticamente la eficacia de la terapia contra el cáncer y reducir los efectos secundarios de las terapias convencionales. Tomando en cuenta estos hallazgos, los autores del estudio proponen que la CICD, como un medio de la terapia contra el cáncer, merece una investigación más profunda.

Esta nueva investigación sugiere que podría haber una mejor manera de matar las células cancerosas que, como ventaja adicional, también activa el sistema inmunológico. Ahora los científicos necesitan profundizar más en este enfoque y, si otros estudios confirman que es eficaz, desarrollar maneras de desencadenar esta ruta particular de muerte celular en los pacientes con cáncer.

Más en TekCrispy