La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), aprobó el diseño para dos estudios de fase III, que buscan brindar una alternativa de tratamiento para pacientes con trastornos de estrés postraumático (TEPT), basados en el uso de la droga ilegal 3,4-metilenodioximetanfetamina (MDMA), mejor conocida como éxtasis.

Albert Hofmann, el químico suizo que descubrió el LSD y la psilocibina, creía que estas drogas psicodélicas podrían ser útiles en el tratamiento de la enfermedad mental. Para los años cincuenta y sesenta se realizaron investigaciones al respecto; pero luego, esos compuestos fueron catalogados como ilegales, y la mayor parte de la investigación se detuvo.

Esta mujer entró al quirófano por una cirugía de espalda y terminó perdiendo el riñón

Ahora, los investigadores han redescubierto las drogas psicodélicas por su inigualable capacidad de alterar la forma en que el cerebro procesa la información, y están estudiándolas como posibles tratamientos para la depresión, la adicción, la ansiedad, los dolores de cabeza en racimo y otros trastornos.

Las estrictas leyes antidrogas han frenado la investigación sobre estos compuestos durante décadas; que una “droga de pista de baile” ilegal pueda convertirse en un producto farmacéutico prometedor, es un indicador de que los esfuerzos de un grupo de investigadores interesados ​​en aprovechar las propiedades medicinales de las drogas que alteran la mente, está brindando dividendos.

El Dr. David Nutt, neuropsicofarmacólogo del Colegio Imperial de Londres, señala: “Ha sido obvio durante 40 años que estas drogas son medicamentos; aunque la buena pro obtenida no representa un avance científico, si es un gran paso en el camino de la aceptación”.

En las personas con trastorno de estrés postraumático, un pequeño estímulo sensorial, como un sonido o un olor, puede evocar una memoria traumática. El elemento incapacitante del TEPT, es el hecho de que estas memorias y emociones sobrepasan completamente las facultades de los pacientes, abrumando el cerebro.

Los estudios sugieren que la droga MDMA puede amortiguar la respuesta emocional a la memoria, permitiendo a las personas a revivir su trauma y manejarlo. El tratamiento con MDMA consiste en varias sesiones de psicoterapia, algunas de ellas realizadas mientras el paciente está bajo la influencia de la droga.

La Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos (MAPS), una organización sin fines de lucro, ubicada en Santa Cruz, California, ha tomado la iniciativa y desde 1986 ha impulsado el estudio de la droga MDMA, convencida de su potencial terapéutico.

Esta es la razón por la que las heridas ocurridas durante el día sanan más rápido

En 2011 se publicó un pequeño estudio en el que sugirió que la droga MDMA podría ayudar a tratar el TEPT. Desde entonces, investigadores en Canadá, Israel y Estados Unidos han llevado a cabo conjuntamente ensayos de fase II, con resultados muy positivos. 107 participantes que habían sufrido de PTSD fueron tratados en los ensayos. De los 90 pacientes que estuvieron disponibles para ser estudiados 12 meses después, 61 ya no presentaban el trastorno de estrés postraumático.

Se espera que los resultados de los ensayos demuestren categóricamente los beneficios que estas revolucionarias terapias, basadas en la droga éxtasis, pueden tener en los pacientes con trastornos de estrés postraumático.

Más en TekCrispy