Luego de realizar un estudio, investigadores de la Universidad de Columbia Británica, encontraron que las mujeres estaban menos cansadas que los hombres de una edad y habilidad atlética similares, después de ejecutar ejercicios musculares naturales, mostrando que las mujeres tienen mayor resistencia muscular que los hombres.

Para realizar el estudio, se reclutó a nueve mujeres y ocho hombres de la comunidad universitaria local; los participantes se encontraban recreativamente activos y se verificó que ninguno de los sujetos presentara algún tipo de trastorno de tipo neuromuscular u ortopédico en los miembros  inferiores.

A los participantes se les solicitó que flexionaran sus pies 200 veces tan rápidamente como pudieran, contra una serie de sensores. Se registró la velocidad, potencia y torque (fuerza de rotación) de sus movimientos, además de la actividad eléctrica de sus músculos.

Los resultados mostraron que los hombres eran más rápidos y más poderosos al principio, pero se agotaron mucho más rápido que las mujeres.

El autor principal del estudio, Dr.  Brian Dalton, profesor en la Escuela de Salud y Ciencias del Ejercicio de la UCB, expresó: “Hemos sabido desde hace tiempo que las mujeres se cansan menos que los hombres durante las pruebas musculares isométricas, ejercicios estáticos donde las articulaciones no se mueven, como mantener un peso, pero queríamos saber si eso es cierto durante los movimientos diarios más dinámicos y prácticos.”

Al realizar los experimentos, los investigadores obtuvieron una respuesta bastante definitiva: las mujeres pueden, por un amplio margen, resistir más que los hombres.

Los investigadores midieron los movimientos del pie, ya que hace uso de los músculos de la pantorrilla en la parte posterior de la pierna, el cual se utiliza para las acciones muy cotidianas, como estar de pie o caminar.

Los resultados obtenidos indican que las diferencias relacionadas con el sexo en el rendimiento, pueden estar relacionadas con mecanismos subyacentes a los parámetros dependientes del tiempo dentro del músculo, pero probablemente no los relacionados con la activación neuromuscular.

Aunque las mujeres eran más débiles, más lentas y exhibían tasas más bajas de activación neuromuscular de los flexores plantares que los hombres, las mujeres se cansaban menos, lo que es un resultado diferente a lo esperado, debido a lo que muestran los informes sobre las diferencias de fatiga, relacionadas con el sexo para esfuerzo máximo sin restricciones.

Gracias a investigaciones anteriores, se sabe que para los eventos como carreras de ruta extremas, los hombres la pueden completar más rápido, pero las mujeres están considerablemente menos cansadas al final.

Aunque sólo se estudió un grupo muscular, los autores del estudio expresaron que esperarían resultados similares para otros grupos musculares; para corroborar esa teoría, los científicos ya se encuentran preparando nuevos experimentos.