Exoesqueleto En Menores Con Paralisis Cerebral

De acuerdo con el Centro de Control para la Prevención de Enfermedades, la parálisis cerebral, causada por daño neurológico antes, durante o después del nacimiento, es el trastorno del movimiento más común en los niños, limitando la movilidad y la independencia a lo largo de sus vidas.

Aunque casi el 60% de los niños con el trastorno puede caminar independientemente, muchos tienen un modo de andar agachado, conocido como marcha crouch, un patrón patológico de caminar, caracterizado por la flexión excesiva de la rodilla, que puede causar un nivel anormalmente alto de estrés en la articulación.

Este modo de caminar, puede provocar dolor en las rodillas y la pérdida progresiva de la función; el tratamiento recomendado más frecuente es una cirugía ortopédica invasiva. Bajo la visión de encontrar otras alternativas de tratamiento, un grupo de científicos de la Universidad del Norte de Arizona, investigaron si usar un exoesqueleto robótico, podría aliviar la marcha crouch en niños con parálisis cerebral.

El ingeniero Zach Lerner, profesor en el Centro de Bioingeniería en la UNA, declara: “Evaluamos un nuevo exoesqueleto para el tratamiento de la marcha crouch, una de las patologías más frecuentes y debilitantes provocadas por parálisis cerebral.”

Para llevar a cabo los ensayos exploratorios, los investigadores instalaron a siete participantes, con edades comprendidas entre 5 y 19 años, exoesqueletos robóticos diseñados para aumentar su capacidad de extender sus rodillas, en fases específicas del ciclo de caminar.

Después de estar equipados con los dispositivos de ayuda, los niños participaron en varias sesiones de práctica. Al final del ensayo, seis de los siete participantes, presentaron mejoras en la postura de caminar, equivalentes a los resultados obtenidos con la cirugía ortopédica invasiva.

Los investigadores también demostraron que las mejoras en agacharse aumentaron durante el curso del ensayo exploratorio.

Referente a los resultados obtenidos de los ensayos, el profesor Lerner, señalo: “Estos resultados proporcionan pruebas que apoyan el uso de exoesqueletos portátiles, como una estrategia de tratamiento para mejorar el caminar en los niños con parálisis cerebral.”

El exoesqueleto mostró ser seguro y bien tolerado; todos los niños podían caminar de manera independiente con el dispositivo. En lugar de guiar los miembros inferiores, el exoesqueleto cambió dinámicamente su postura.

Los resultados sugieren que los exoesqueletos motorizados, pueden ser considerados como una alternativa a los tratamientos existentes para aliviar la marcha crouch.

Los investigadores tienen como objetivo mejorar la movilidad y la función, en individuos con discapacidades neuromusculares y musculoesqueléticas, valiéndose de innovaciones en ingeniería mecánica y biomédica. Sobre la base de los resultados alentadores de este estudio, están preparándose para llevar a cabo intervenciones exoesqueléticas a largo plazo.

Más en TekCrispy