Las vitaminas B se encuentran entre los suplementos más populares en el mercado. Algunos, como las vitaminas B6 y B12, se comercializan como productos que pueden aumentar la energía. Pero un nuevo estudio realizado en el Centro Integral de Cáncer de la Universidad Estatal de Ohio, muestra que el uso de demasiada vitamina B6 y B12, aumenta dramáticamente el riesgo de padecer cáncer de pulmón en los hombres, en particular los que fuman.

Este es el primer estudio prospectivo observacional que analiza los efectos del uso prolongado a largo plazo de suplementos de B6 y B12, y el riesgo de padecer cáncer de pulmón. Anteriormente se pensaba que estos suplementos vitamínicos podrían reducir el riesgo de que se desarrollara la enfermedad.

Para esta investigación, el autor principal, Dr. Theodore Brasky y sus colegas, analizaron datos de más de 77.000 pacientes que formaron parte del estudio de cohorte VITamins And Lifestyle (VITAL), un estudio observacional prospectivo a largo plazo, diseñado para evaluar el efecto de las vitaminas y otros suplementos minerales y su relación con el riesgo de desarrollar cáncer.

Para este análisis, los investigadores usaron técnicas estadísticas para adaptarse a numerosos factores, incluyendo: historial personal de tabaquismo, edad, raza, educación, tamaño corporal, consumo de alcohol, historial personal de cáncer o enfermedad pulmonar crónica, antecedentes familiares de cáncer de pulmón y uso de antinflamatorios.

Todos los participantes tenían entre 50 y 76 años, y fueron reclutados en el estado de Washington entre los años 2000 y 2002. Al inscribirse en el estudio, los participantes informaron a los investigadores sobre el uso de vitamina B en los últimos 10 años. Esto incluyó la información de la dosis.

Los datos evidencian que tomar altas dosis de B6 y B12 durante un largo período de tiempo, podría contribuir al incremento de las tasas de incidencia de cáncer de pulmón en los hombres.

Los investigadores pudieron observar que el riesgo aumentó aún más en los fumadores masculinos que tomaron más de 20 mg de B6 o 55 microgramos de B12 al día, durante al menos 10 años.

Los fumadores masculinos que tomaban suplementos de vitamina B6, en esas dosis, tenían tres veces más probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón, mientras que los fumadores que tomaban B12 en tales dosis, presentaban aproximadamente, cuatro veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad en comparación con el grupo de control.

Los investigadores ahora están llevando a cabo dos estudios más: uno para ver si los resultados entre los hombres se repite en otro estudio similarmente grande, y otro para examinar si no existe un riesgo elevado entre las mujeres posmenopáusicas.

El profesor Paul Pharoah, de la Universidad de Cambridge, dijo que los resultados del estudio deberían tomarse con  cautela y expresa: “Esto en un hallazgo intrigante, pero no puede ser considerado definitivo. Aunque es posible que los hallazgos sean reales, la explicación más probable es haya mucho de probabilidad estadística.”