Finalmente y luego de un aluvión de rumores, Samsung ha presentado oficialmente el Galaxy Note 8, el nuevo buque insignia de la firma surcoreana que apuesta todo en este gama alta.

Tras el fiasco del Galaxy Note 7 y el abrumador éxito del Galaxy S8, el nuevo integrante de la familia Samsung tiene la complicada tarea de no solo superar triunfar donde no lo hizo su predecesor, sino hacer frente a la competencia que será el iPhone 8.

Partimos por decir que el Galaxy Note 8 no propone algo nuevo en cuanto al diseño. Por el contrario, reafirma la línea marcada por el Galaxy S8 con sus Infinity Display, pantallas que ocupan todo el frente y dejan un pequeño bisel superior e inferior.

La línea Galaxy Note se ha caracterizado por ofrecer todo a lo grande, y el Note 8 no es la excepción. El terminal no es un dispositivo compacto, pero ojo que esto no quiere decir que moleste en la mano a pesar de su tamaño; llevarlo en cualquier bolsillo ya es otro tema.

A nivel del hardware, es claro que Samsung apostó por el todo, limitándose únicamente en la falta de desarrollo de algunas tecnologías, como podría ser un lector de huellas incrustados en la pantalla. A groso modo, estas son las especificaciones del Galaxy Note 8:

  • Pantalla de 6.3 pulgadas Super AMOLED QHD con una resolución de 1440 x 2960.
  • Dimensiones de 162.5 x 74.6 y un grosor de 8.5mm.
  • Procesador: Dos variantes, una con Exynos 8895 y otra con el Qualcomm Snapdragon 835. Al final del día, las diferencias son imperceptibles para la mayoría de los mortales.
  • Memoria RAM: 6GB, y es por eso que decimos que Samsung no se ha quedado corto.
  • Memoria interna: 64, 128 o 256GB con la opción para ampliar gracias al uso de tarjetas microSD.
  • Batería de 3300 mAh. Puede parecer una batería pequeña, pero las optimizaciones de software y del procesador en sí, harán que esta sea muy bien aprovechada.
  • Colores: Deep Sea Blue (azul), Orchid Grey (gris), Midnight Black, Maple Gold. Por el momento.
  • Cámaras traseras: dos sensores de 12MP. El primario contaría con una apertura f/1.7 y gran angular y autofocus de doble píxel. El sensor secundario contaría con una apertura f/2.4 y zoom óptico X2. Las dos lentes tendrían estabilizador óptico de imagen.
  • Cámara delantera: 8MP con apertura f/1.7 y autofocus.

Además, no hay que olvidar la conectividad USB tipo C, el stylus S-Pen, resistencia a agua y al polvo al cumplir la conta con la certificación IP68 y por supuesto, carga inalámbrica.

A nivel de software, decir que este terminal es lanzado con Android 7.1.1 Nougat, que por supuesto será actualizado a Android 8.0 Oreo tan pronto salga la versión final y Samsung haga sus personalizaciones. Además, integra el asistente virtual Bixby, que recientemente activó el reconocimiento de voz en más de 200 países —y sí, incluye su botón exclusivo para invocarle.

El módulo de cámara dual, ¿cómo funciona?

Sin duda uno de las características más llamativas de este terminal es su módulo de cámara dual, precisamente porque es la primera vez que Samsung incluye este set en su línea de smartphones de gama alta.

El set esta integrado por un lente gran angular, tiene una distancia focal de 26 milímetros y una apertura f/1.7. El segundo lente, un telefoto, ofrece un zoom 2X sin pérdidas, este tiene una apertura f/2.4. Ambas cámaras se combinan para ofrecer imágenes con la misma calidad que las del Galaxy S8+, pero también con la posibilidad de hacer un zoom sin pérdidas. Una gran novedad, es que ambas cámaras disponen de estabilización óptica, permitiendo sacar capturas donde otras cámaras simplemente no dan buenos resultados

Además, Samsung ofrece también Live Focus, que no es más que la forma en que la firma surcoreana llama al efecto de desenfoque o bokeh aplicado en tiempo real y ajustable por el usuario mientras toma una fotografía. Este por defecto, ofrece una configuración muy optimizada y no requiere de nuestra intervención.

Biometría, el tendón de aquiles de Samsung

Hablaremos de dos cosas en este apartado.

Lo primero es que Samsung ha vuelto apostar por la misma configuración de sensores para la cámara, Flash LED y lector de huellas que en el Galaxy S8. Esta configuración ha sido fuertemente criticada porque resulta confusa y en algunas manos, incómoda cuando se intenta utilizar el lector de huellas.

La decisión por parte de la surcoreana no ha sido fácil. La falta de desarrollo, como ya dijimos, de una tecnología que le permitiera incrustar el lector de huellas en la pantalla ha sido el principal motivo para incluir un lector de huellas en la parte trasera, más no justifica que la empresa utilizara el espacio justo a la par de la cámara.

Por otro lado, Samsung apuesta también por el escáner de iris y reconocimiento facial. Ambas tecnologías han sido pobremente desarrolladas por Samsung y tal parece que siguen intactas en cuanto a sus debilidades. El escáner de iris, por ejemplo, nos obliga a situar la mirada en los puntos que el terminal reconoce por lo que al desbloquear el terminal se pierde flexibilidad. Por otro lado, el reconocimiento facial desarrollado por Samsung es una tecnología con muy pobre seguridad, al punto que ni la propia empresa lo recomienda para hacer pagos en línea.

Con lo anterior, podemos decir que terminamos quedándonos y apostando por el incómodo lector de huellas digitales (incómodo por su localización) como la opción más segura y confiable para desbloquear nuestro smartphone, incluso para autorizar pagos.

Las funciones exclusivas del Galaxy Note 8

Como en todo terminal de la línea Note, el stylus de Samsung destaca por sus funcionalidades y precisión, la cual alcanza un nuevo nivel en el Galaxy Note 8. El S-Pen ofrece ahora 4096 niveles de presión y una punta de 0.7 milímetros, lo que permite hacer dibujos, valga la redundancia, muy precisos. Este pequeño dispositivo, al igual que todo el terminal cumple con los estándares IP68, lo que quiere decir que es resistente al agua y el polvo. Además, no requiere de carga para poder ser utilizado.

Entres sus nuevas funcionalidades, se encuentra la posibilidad de anotar sobre el fondo negro de la pantalla del Galaxy Note 8 gracias a la tecnología Always On. Gracias a esto, es posible hacer notas rápidas sin tener que desbloquear por completo el terminal.

Otros detalles que no deben pasar por alto los que busquen adquirir el Galaxy Note 8, es que podrán hacer uso de las mejoradas Edge Apps, una barra de aplicaciones ubicadas en el borde del terminal y con la que es posible lanzar funciones en particular para cada aplicación. También se integra PairApps, el multiventanas de Samsung que permitirá partir la pantalla del móvil en dos para utilizar dos aplicaciones de forma simultánea. Este modo permite también abrir dos veces la misma aplicación.

El otro plus del Galaxy Note 8, es el soporte para DeX, el sistema convergente que permite utilizar el smartphone como un ordenador de escritorio. DeX, que es el nombre que recibe el dock al que conectamos el Galaxy Note 8, permite a la vez conectarle periféricos como son monitor, teclado y mouse. Samsung ha dicho que para los usuarios que hagan una reserva del dispositivo, obtendrán su DeX de forma gratuita.

Detalles finales sobre el Galaxy Note 8

Indudablemente el Galaxy Note 8 es uno de los mejores terminales Android en el mercado; al menos con todas las características planteadas hasta el momento. Pese a que no esta exento de algunas detalles que palidecen su usabilidad, es a día de hoy el terminal de gama alta con mejores prestaciones que el usuario puede obtener.

El precio, por otro lado, alcanza lo US$ 1,000; justificarlo resulta realmente difícil. Sobre todo si tomamos en cuenta que los hermanos menores del Galaxy Note 8 pueden adquirirse por US$ 300 menos y ofrecen prestaciones muy ajustadas con respecto a este terminal. Claro, no podemos obviar la cámara dual y el S-Pen. Pero al final, Samsung apuesta por el público fiel de la línea Galaxy Note.

Rumores apuntan a que Samsung presentará el Galaxy X plegable en 2019

Las reservas pueden hacerse a partir de hoy, y el terminal llegará a las tiendas el próximo 14 de Septiembre.

Más en TekCrispy