De acuerdo a una nueva investigación, El asteroide que aniquiló el reinado de los dinosaurios, pudo haber sumido la Tierra en la oscuridad durante dos años. El estudio sugiere que hace 66 millones de años, cantidades masivas de hollín lanzadas al aire, proveniente de los incendios forestales globales después del impacto, habría sumido a la Tierra a la oscuridad durante muchos meses.

Los investigadores afirman que el prolongado período de oscuridad habría imposibilitado la fotosíntesis, enfriado drásticamente el planeta y contribuido a la extinción masiva que marcó el final de la era de los dinosaurios.

Los investigadores utilizaron un modelo de computadora para simular las condiciones de la tierra al final del período cretáceo, información que los paleobiologistas pueden utilizar para entender mejor porqué, especialmente en los océanos, algunas especies murieron, mientras que otras sobrevivieron.

Especie de dinosaurio recién identificada desafía las teorías de cómo evolucionó el cuadrupedalismo

Los científicos estiman que más de tres cuartas partes de todas las especies en la Tierra, incluyendo todos los dinosaurios no aviares, desaparecieron al final del Cretácico, un evento conocido como la extinción K-Pg.

La evidencia muestra que la extinción ocurrió al mismo tiempo que un gran asteroide golpeó la Tierra, en lo que ahora es la Península de Yucatán. Los investigadores dicen que la colisión habría provocado terremotos, tsunamis e incluso erupciones volcánicas.

Los científicos calcularon que la fuerza del impacto habría lanzado roca vaporizada por encima de la superficie de la Tierra, lo cual desencadenó incendios forestales masivos.

En las simulaciones, el hollín calentado por el Sol, se elevó cada vez más alto en la atmósfera, formando finalmente una barrera global que bloqueó la gran mayoría de la luz solar que llegaba a la superficie de la Tierra.

Según las simulaciones, este escenario habría imposibilitado por más de año y medio, que las plantas pudieran realizar el proceso de fotosíntesis.

Debido a que muchas de las plantas en la tierra ya se habrían incinerado en los incendios masivos, la oscuridad probablemente habría tenido su mayor impacto en el fitoplancton, afectando la base de la cadena alimenticia oceánica.

La carencia de luz solar causó una pronunciada disminución de las temperaturas promedio, con una caída de 28 grados centígrados sobre la tierra y 20 grados sobre los océanos. Pero mientras que la superficie de la Tierra se enfrió, la atmósfera más arriba en la estratosfera se hizo mucho más caliente cuando el hollín absorbió la luz del Sol.

Las temperaturas más cálidas afectaron la capa de ozono permitiendo almacenar grandes cantidades de vapor de agua en la atmósfera superior. El vapor de agua entonces reaccionó químicamente en la estratosfera para producir compuestos de hidrógeno que condujeron a una mayor afectación.

Estudio sugiere que los brazos del T. rex eran más útiles de lo pensado

La pérdida de ozono resultante habría permitido que penetraran mayores y dañinas dosis de la luz ultravioleta a la superficie de la Tierra, después del que el hollín se hubiera despejado.

El Dr. Charles Bardeen del NCAR concluyó: “Una colisión de asteroides es una perturbación muy grande, algo que normalmente no se vería al modelar los escenarios climáticos futuros. Nuestro estudio recoge la historia después de los efectos iniciales, después de los terremotos y los tsunamis y la asación. Queríamos ver las consecuencias a largo plazo de la cantidad de hollín que creemos que fue creado y lo que esas consecuencias podrían haber significado para los animales.”

Más en TekCrispy