bitcoin y el oro

Desde su introducción en el año 2009, el Bitcoin ha experimentado altibajos, a pesar de su rápido crecimiento sostenible. Para no ir más lejos, a penas hace un par de días superó la marca de los 4.000 dólares por primera vez.

El Bitcoin frente al metal precioso, el oro

Algunos inversionistas consideran al Bitcoin como un refugio seguro, equiparable sólo al oro. Y al igual que con el metal precioso, la moneda digital no esta vinculada a ningún país o Banco Central. Es decir, cuando un país en particular sufre de una crisis económica o política, si divisa nacional con frecuencia experimenta una devaluación.

Pero por su naturaleza global y su uso, el Bitcoin parece estar aislado a todos estos factores externos. Incluso la moneda cibernética, tal como el oro, puede beneficiarse de las crisis económicas y la incertidumbre. Basta con mencionar que tanto el Bitcoin, como el oro, registraron incrementos del 3% y 4% respectivamente, después de que se anunciara que Donald Trump había ganado la presidencia de los Estados Unidos.

En la actualidad ya hay algunos inversionistas que están vinculando el reciente incremento del valor del Bitcoin al incremento en las tensiones entre los Estados Unidos y Corea del Norte por la cuestión de los misiles y el programa nuclear del país asiático.

Pero a pesar de todas estas similitudes, existe una diferencia notable entre el Bitcoin y el oro que muchos suelen pasar por alto. El oro en realidad ha sido mucho más estable que el Bitcoin desde el 2013 a la fecha de acuerdo con datos de Coindesk y onvista. Por ello, para los inversionistas que buscan una apuesta segura, el oro sigue siendo la opción más recomendable.

El Bitcoin frente al dólar americano

Igual hay que decir que el Bitcoin es menos estable que el dólar, principalmente porque hay muchos más dólares estadounidenses que Bitcoins. Incluso, en el pico de la burbuja más reciente, el valor total del Bitcoin era menos de 3 mil millones, mientras que la oferta de dólares era casi de 10 mil millones de dólares.

Por lo tanto, si alguien quisiera intercambiar euros por 1 millón de dólares, los mercados financieros no lo notarían. En cambio, si alguien intentase comprar un valor de 1 billón de Bitcoins, esto causaría un pico notable en el precio. Es decir, una pequeña cantidad de especuladores puede generar grandes cambios en el valor del Bitcoin.

Otro factor que juega a favor del dólar es que las personas, las empresas y los gobiernos, necesitan dólares para sus transacciones cotidianas. Esto deja un porcentaje de dólares disponibles relativamente pequeño para los especuladores en el comercio. El Bitcoin no tiene aun el mismo nivel de demanda estable, por lo que corre mayores riesgos con las burbujas especulativas, principalmente porque una gran parte de los Bitcoins podrían ser adquiridos por los especuladores.