Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que calientan y vaporizan una solución líquida, la cual puede contener nicotina o aromas. Debido a que los llamados ecigarrettes generan vapor, se dice vapear a la acción de inhalar el vapor que producen.

Se ha asumido que los cigarrillos electrónicos tienen un impacto mínimo sobre la morbilidad y la mortalidad; un informe del Royal College of Physicians, aseguró que los e-cigarettes eran mucho menos dañinos para la salud. Pero menos dañinos no significa que estos no tengan un riesgo, de hecho, científicos han identificado compuestos carcinógenos en los cigarrillos electrónicos.

Ahora, un equipo de investigadores de varias universidades del Reino Unido, afirma que los adolescentes que usan cigarrillos electrónicos, son cuatro veces más propensos a tomar el hábito de fumar y caer en el tabaquismo.

Vapor de cigarrillos electrónicos exacerba la inflamación en los pulmones

Los investigadores analizaron datos de las respuestas de la encuesta de 2.836 adolescentes de 20 escuelas de Inglaterra en 2014, cuando los encuestados tenían 13 y 14 años, y de nuevo un año después.

A los adolescentes se les preguntó acerca de sus comportamientos referentes a cuánto y con qué frecuencia “vapeaban” cigarrillos electrónicos; si alguno de sus amigos o familiares fumaba y cuál era su actitud al fumar.

Como una forma de indicar el tabaquismo, se evaluaron los niveles de monóxido de carbono en su respiración.

Un año más tarde se les preguntó si fumaban cigarrillos y, en caso afirmativo, cuántos; además se registraron nuevamente sus niveles de monóxido de carbono en el aliento.

Los resultados mostraron que al inicio del estudio, casi dos tercios (61,5%) de la muestra no habían intentado ni vapear, ni fumar; 16% manifestó que sólo habían probado los cigarrillos electrónicos; El 4,4% había intentado fumar, y casi uno de cada cinco (18,1%) había intentado ambos.

Comenzar a fumar durante los próximos 12 meses, estaba fuertemente asociado con el uso de cigarrillos electrónicos, particularmente entre aquellos sin amigos que fumaban.

Entre las personas que nunca habían fumado cigarrillos, pero habían probado cigarrillos electrónicos al inicio, un tercio (34,4%) dijo que había probado cigarrillos 12 meses después, en comparación con sólo el 9% en el grupo que no había probado los cigarrillos electrónicos al inicio del estudio.

Después de tener en cuenta otros factores potencialmente influyentes, los adolescentes que usaban cigarrillos electrónicos, presentaban eran cuatro veces más probabilidades de comenzar a fumar cigarrillos convencionales, en comparación con los que no los usaron.

EE.UU podría prohibir los cigarrillos electrónicos de sabores

Los investigadores dijeron que una posible explicación para sus hallazgos, fue que el uso de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes, podría ser simplemente un indicador de aquellos que habrían comenzado a fumar y escalado en su hábito.

Los autores del estudio advierten que este fue un estudio observacional, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto de los resultados observados.

Más en TekCrispy