Cuando tenemos una nueva experiencia, la memoria de ese evento se almacena en un circuito neural que conecta varias partes del hipocampo y otras estructuras cerebrales. Cada grupo de neuronas puede almacenar diferentes aspectos de la memoria, como la ubicación donde ocurrió el evento o las emociones asociadas con él.

Los neurocientíficos que estudian la memoria, creen desde hace mucho tiempo que cuando rememoramos estos recuerdos, nuestro cerebro gira en el mismo circuito hipocampal que se activó cuando la memoria originalmente fue formada. Sin embargo, investigadores del MIT, han demostrado que recordar una memoria requiere un circuito de “desvío” que se ramifica del circuito original de memoria.

¿Por qué el consumo de alcohol es gratificante a pesar de la resaca?

El profesor Susumu Tonegawa, académico de Biología y Neurociencia en el MIT, expresa: “Este estudio aborda una de las preguntas más fundamentales en la investigación del cerebro y es lo referente a cómo se forman y se recuperan las memorias episódicas; además, proporciona evidencia de una respuesta inesperada: la existencia de circuitos diferenciales para la recuperación y la formación de recuerdos.”

El hipocampo se divide en varias regiones con diferentes funciones relacionadas con la memoria, la mayoría de las cuales han sido bien exploradas, pero este no ha sido el caso de una pequeña área llamada subículo, de la cual se sabe muy poco.

Los investigadores decidieron estudiar esta región, utilizando ratones que fueron genéticamente modificados para que sus neuronas subiculares pudieran ser activadas o desactivadas usando luz.

Durante el experimento, utilizaron este método para controlar las células de memoria durante un evento de condicionamiento del miedo, es decir, la aplicación de una descarga eléctrica leve, cuando el ratón se encuentra en una cámara en particular.

En estudios anteriores se ha demostrado que la codificación de estos recuerdos, implica células en una parte del hipocampo llamado CA1, que luego transmite información a otra estructura cerebral llamada corteza entorrinal. En cada localización, pequeños subconjuntos de neuronas se activan, formando huellas de memoria conocidas como engramas.

Los especialistas, en un grupo de ratones, inhibieron las neuronas del subículo después de que se produjera el condicionamiento del miedo. Estos ratones no mostraron la respuesta habitual, demostrando que su capacidad para recordar la memoria se vio afectada.

Estos resultados proporcionan evidencia de que el circuito de desvío que implica el subículo, es necesario para recordar la memoria, pero no para la formación de ésta. Otros experimentos revelaron que el circuito directo de CA1 a la corteza entorrinal, no es necesario para recordar la memoria, pero es necesario para la formación de la memoria.

Esta hipótesis puede ayudar a explicar la rápida expansión de los cerebros humanos

Los investigadores creen que tener estos circuitos en paralelo, ayudan al animal, primero a recordar la memoria, y cuando es necesario, a codificar nueva información.

Los hallazgos también sugieren una intrigante posibilidad relacionada con la enfermedad de Alzheimer, al comprobar que los ratones con una versión de la enfermedad en etapa temprana, tienen problemas para recordar memorias, pero todavía son capaces de formar nuevos recuerdos.

Más en TekCrispy