El cáncer de páncreas representa la tercera causa de mortalidad por cáncer. Su incidencia está aumentando en paralelo con el incremento de la obesidad en la población, y su tasa de supervivencia a cinco años, es de apenas 8 a 9 por ciento. En este sentido, una investigación realizada en el Hospital Infantil de Boston, el Broad Institute del MIT y la Universidad de Harvard, sugiere un nuevo enfoque para tratar este cáncer mortal, el cual está orientado a una enzima que los tumores utilizan para deshacerse de nitrógeno.

El estudio dirigido por la Dra. Nada Kalaany, PhD, proporciona evidencia de que el objetivo de la enzima arginasa 2 (ARG2) puede frenar el crecimiento de los tumores pancreáticos, especialmente en las personas obesas.

Los investigadores comenzaron inoculando tumores pancreáticos humanos en ratones obesos y delgados. Después, analizaron qué genes activaban los tumores y qué productos metabólicos estaban produciendo.

Encontraron que los tumores en ratones obesos habían aumentado la expresión de muchos genes implicados en el metabolismo del nitrógeno, un subproducto natural de las células que se obtiene cuando se descomponen las proteínas.

Hasta ahora, la forma en que el exceso de nitrógeno afecta el crecimiento tumoral ha sido en gran parte desconocida. Sin embargo, los investigadores encontraron que los tumores pancreáticos altamente malignos, son muy dependientes de la vía del metabolismo del nitrógeno.

Los tumores pancreáticos crecieron más rápido en ratones obesos que en ratones delgados y produjeron mayores cantidades de ARG2, una enzima que ayuda a eliminar el exceso de nitrógeno al descomponer el amoníaco, como parte del ciclo corporal de la urea.

El equipo de investigadores también analizó muestras tumorales extraídas de 92 pacientes con cáncer de páncreas, pudiendo observar que los niveles de ARG2 en los tumores aumentaron junto con el índice de masa corporal (IMC) de los pacientes, lo que reafirma la relación entre la enfermedad y la condición de obesidad.

Cuando los investigadores inhibieron o eliminaron la enzima ARG2 en los tumores de ratones obesos, el nitrógeno acumulado (en forma de amoníaco) y el crecimiento del cáncer de páncreas, se suprimió de manera significativa.

La Dra. Kalaany explica: “Los tumores pancreáticos son conocidos por absorber y descomponer grandes cantidades de proteínas para alimentar su crecimiento, razón por la que necesitan de la enzima ARG2 para deshacerse del nitrógeno adicional y evitar que se acumule el amoníaco”.

Los resultados de este estudio aportan un posible tratamiento metabólico para tratar este tipo de cáncer. El equipo de investigadores planea llevar a cabo pantallas químicas para identificar los inhibidores de la enzima  arginasa 2, que potencialmente podrían ser usados ​​como fármacos.

Julie Fleshman, CEO de la Red de Acción para el Cáncer de Páncreas, señala: “El cáncer de páncreas es notoriamente resistente a las opciones de tratamiento convencionales, por lo que el desarrollo de nuevos fármacos basados en la enzima ARG2, podría tener un impacto significativo en los resultados de los pacientes.”