El retraso o rechazo del tratamiento convencional contra el cáncer a favor de la utilización de medicina alternativa, puede tener implicaciones de supervivencia para los pacientes. De acuerdo a un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Yale, el riesgo de morir en el transcurso de 5 años, al menos se duplica.

No se puede negar que la medicina alternativa es una opción muy popular para muchas personas; pero los datos que reportan los investigadores indican que rechazar la medicina convencional cuando se enfrenta con un diagnóstico de cáncer, es una apuesta muy arriesgada.

Los especialistas analizaron 10 años de registros en la Base de Datos Nacional del Cáncer de 2004 a 2013, logrando identificar 281 pacientes que habían presentado cáncer de mama, próstata, pulmón o colorrectal, en etapa temprana, pero decidieron renunciar a los tratamientos convencionales para acudir a enfoques medicinales alternativos.

Cuando los investigadores compararon sus tasas de supervivencia con 560 pacientes que se enfrentaban a los mismos diagnósticos, pero que optaron por recibir quimioterapia convencional, cirugía y / o radiación, los individuos que eligieron tomar medicina alternativa presentaron en general dos veces y media, más probabilidades de morir dentro de los próximos cinco años.

Una preocupante estadística, más aún cuando se analizan los subgrupos de cáncer por separado; las personas que tomaban medicina alternativa para el cáncer de mama tenían 5,68 veces más probabilidades de estar muertas en cinco años. Para el cáncer colorrectal fue de 4,57 veces, y el cáncer de pulmón tuvo un factor de fatalidad 2,17 veces, mayor que los pacientes que optaron por los tratamientos convencionales.

El oncólogo Skyler Johnson, autor principal del estudio señala: “Ahora tenemos pruebas que sugieren que el uso de la medicina alternativa, en lugar de las terapias de cáncer convencionales, ha demostrado tener pobres resultados de supervivencia”.

Lo que atrajo a los investigadores a realizar el estudio, fue la escasa disponibilidad de datos que muestren la eficacia (o no) de enfoques alternativos para el tratamiento del cáncer.

El equipo reconoce que la investigación no examinó qué medicinas alternativas particulares fueron tomadas por los pacientes estudiados, y no hay inferencia de que todos los enfoques alternativos sean igualmente eficaces o ineficaces.

Este dispositivo actúa como el Velcro con las células tumorales y podría mejorar las pruebas diagnósticas

Al respecto Johnson explica: “Podrían ser hierbas o productos botánicos, homeopatía, acupuntura, dietas especiales o cristales de energía, que básicamente son piedras a las que las personas le atribuyen poderes curativos.”

Los autores del estudio expresan tener esperanzas en que la información que arroja el estudio, pueda ser utilizada por pacientes y médicos al momento de discutir el impacto en la supervivencia que tienen las decisiones sobre el tratamiento del cáncer.