A pocas semanas de su dramática y terminante misión en Saturno, la sonda espacial Cassini de la NASA, tiene un horario agitado, orbitando el planeta en una maniobra que los científicos han denominado Gran Final.

La sonda espacial ha ejecutado el primero de los cinco pases ultra cercanos del planeta gigante, acercándose lo suficiente como para atravesar la parte superior de la atmósfera. En este punto, se espera la obtención de datos sin precedentes sobre la composición química de Saturno.

Astrónomos detectan la colisión de agujeros negros más grande jamás observada

Actualmente, Cassini está realizando una serie de órbitas alrededor del planeta, en la brecha entre su atmósfera y sus anillos. A las 16:22 GMT del lunes 14 de agosto, la nave espacial estará más cerca que nunca a las nubes, a sólo unos 1.600 kilómetros por encima de ellas. Esta trayectoria fue diseñada para permitir que la sonda muestree directamente los gases de la atmósfera superior extendida.

Nicolas Altobelli, científico de la Agencia Espacial Europea Cassini, explica: “Se cree que la composición a granel de Saturno es aproximadamente el 75% de hidrógeno y el resto es helio. Saturno irradia más energía de la que absorbe el Sol, lo que significa que hay una energía gravitacional que se está perdiendo; por lo tanto, obtener una medida precisa del hidrógeno y el helio en las capas superiores, establece una restricción sobre la distribución general del material en el interior.”

La inmersión en la atmósfera debe crear un arrastre en la nave espacial, lo que va a obligar a Cassini a utilizar sus propulsores para mantener una configuración de vuelo estable y evitar caer; los científicos de la misión piensan que cualquier efecto gravitacional debería ser manejable. Esperan que cuando se haga el análisis de la trayectoria, la sonda pueda acercarse aún más en las próximas 4 órbitas restantes, antes de que el 15 de septiembre, tal como está previsto, la nave quede sin combustible y su misión de más de 20 años concluya.

EE.UU. sube la apuesta a los planes de Rusia para colonizar la luna en 2040

La misión Cassini todavía tiene algunas grandes tareas pendientes por realizar; una de ellas se refiere a la determinación de la duración de un día en el planeta. Los investigadores saben que es de aproximadamente 10 horas y media, pero es necesario tener una cifra más precisa, y cuentan con que la sonda, les provea los datos necesarios para establecer con exactitud cuánto dura una día en Saturno.

Los científicos quieren evitar la posibilidad de una futura colisión con las lunas de Saturno, Titán y Encelado, que posiblemente podrían soportar una vida microbiana simple, y la única manera de evadir eso, es conducir deliberadamente la sonda a su destrucción en la atmósfera del planeta gigante.

Más en TekCrispy