Educacion Blockchain

Sony acaba de anunciar que junto a IBM, han desarrollado una plataforma de registro basada en Blockchain y que se enfoca al sector educativo.

Según explica Sony, esta nueva plataforma permitirá llevar un registro y gestionar los datos de varias instituciones académicas permitiéndoles guardar un historial de aprendizaje así como las transcripciones académicas. Por la naturaleza de la tecnología blockchain, el registro será inalterable.

En su comunicado Masaaki Isozu, presidente de Sony Global Education, explica que “la tecnología Blockchain tiene el potencial de impactar los sistemas en una amplia variedad de industrias, y la esfera educativa no es una excepción cuando los datos educativos se almacenan de forma segura en la cadena de bloqueo y se comparten entre los usuarios autorizados”.

Actualmente, toda la información relacionada al historial académico de los estudiantes se encuentra registrado en documentos físicos. Una vez digitalizado, la plataforma permitirá no solo tener un respaldo de la información sino que también facilitará el compartirla con otras instituciones de manera confiable y segura.

Otro punto que destaca Sony, es que implementarán Inteligencia Artificial para analizar el historial de aprendizaje de cada estudiante y poder así sugerir, ideas sobre cómo el estudiante puede mejorar los planes de estudio. Incluso, mediante el análisis consensuado de todos los estudiantes podrá ofrecerse sugerencias al docente o la institución.

En efecto, estudiantes, docentes e instituciones podrán beneficiarse con la implementación de esta plataforma basada en blockchain. Para citar un ejemplo concreto, podríamos decir por ejemplo que si un estudiante quiere cambiarse de academia, la gestión del expediente será mucho más rápida y segura. Un docente podrá, como ya dijimos, tener sugerencias de cómo abordar a un estudiante en concreto. Una institución podrá conocer si el plan estudiantil se esta aplicando de forma efectiva o si deben realizarse ajustes.

Los planes de Sony son afiliarse con varias instituciones educativas y empezar a implementar el sistema a partir del 2018. El éxito y masificación de esta plataforma dependerá claro, en gran medida de la adopción que tenga por parte de las instituciones educativas, que tendrán que capacitar a los encargados de llevar el registro académico.