La OMS reporta  una prevalencia de personas que padecen diabetes que supera las 422 millones de personas en todo el mundo; esta es una condición que puede adoptar dos formas: La diabetes Tipo 1 (DT1) donde el sistema inmune del cuerpo ataca las células del páncreas, evitando que el órgano produzca suficiente insulina; y la diabetes Tipo 2 (DT2) en la que el cuerpo no sabe cómo usar la insulina que se produce.

La DT1 representa aproximadamente el 10% de los casos de diabetes, y a diferencia de la DT2, que con frecuencia puede revertirse introduciendo cambios en el estilo de vida, como la pérdida de peso o el aumento del ejercicio, los científicos aún no cuentan con los medios para prevenir o curar la DT1.

En este momento, las inyecciones de insulina son la mejor manera de manejar la DT1, pero este método puede ser problemático en casos de alto riesgo. Afortunadamente, investigadores de todo el mundo trabajan en busca de una alternativa que libere a los pacientes DT1 de su dependencia de las inyecciones de insulina.

ViaCyte, Inc., una compañía privada de medicina regenerativa, ha iniciado ensayos clínicos para el PEC-Direct, un implante que promueve células productoras de insulina a partir de células madre para tratar a pacientes con diabetes tipo 1. Si tiene éxito, el implante podría eliminar la necesidad de que estos pacientes se inyecten insulina.

Implantes desarrollados por ViaCycle que contienen células que maduran dentro de las células pancreáticas y producen insulina.

La compañía con sede en California, comenzó ensayos con dos pacientes de DT1 que fueron implantados con el dispositivo PEC-Direct. Estos implantes, del tamaño de tarjeta de crédito, despachan células derivadas de células madre. Estas células están diseñadas para madurar dentro del cuerpo humano en las células especializadas del páncreas. El implante se coloca justo debajo de la piel y libera insulina cuando sea necesario.

Los investigadores tienen la certeza que dentro de tres meses, cuando las células hayan madurado, los pacientes podrán eliminar las inyecciones, ya que estarán en capacidad de liberar insulina automáticamente cuando sea necesario.

Si se tiene el resultado esperado, lo único que los pacientes tendrán que hacer, es tomar fármacos inmunosupresores para asegurarse de que sus cuerpos no rechacen las nuevas células. Ese es un pequeño precio que los pacientes deben pagar para ser liberados de las inyecciones diarias.

James Shapiro, de la Universidad de Alberta, Canadá, expresó: “Contar con una fuente ilimitada de células productoras de insulina humana, sería un gran paso adelante en el camino hacia una cura potencial para la diabetes, razón por lo que estos ensayos generan tanta expectativa.”

4 Comentarios

  1. El “periodista” que escribió esta nota podría aprender a utilizar los verbos correctamente para evitar un título tan desastroso como el que figura en esta nota. Una vergüenza.

    • Sebastian Vermont Respuesta

      A mi lo que me causa gracia es que este mundo esta mas perdido que nunca. Ya no corregimos con amabilidad, y siempre recurrimos a las ofensas u otras formas de denigrar. El creernos superior es en realidad una muestra de inseguridad. Adictamente se cree la RAE y en lugar de aportar cómo debería, con respeto, busca hacerse el/la superior.

      • No es mi culpa que hayan ignorantes ejerciendo funciones para las que no tienen capacidad. Se supone que si alguien se dedica profesionalmente a algo debe tener las bases suficientes para encarar su profesión. De lo contrario que le deje el lugar a quien sepa hacerlo bien. Ademas aquí no es cuestión de “creerse superior” es cuestión de haber estudiado y de aplicar las normas ortográficas correspondientes. No me creo la RAE, pero si me considero una persona culta a la que molestan errores básico del idioma. Por último tampoco es mi tarea enseñarle a nadie, pues básicamente soy un lector que presuntamente lee artículos para aprender, y no para corroborar que los articulistas son mas incompetentes que yo.

      • Mientras a Ud. le causa gracia, el autor de la nota, demostrando su capacidad para aceptar críticas (correctas) ha cambiado el título. No me creo superior. Solo soy una persona común que ha estudiado y que espera que quienes ejerzan la función periodística tengan la base adecuada para ejercer su función. No es mi tarea aportar ni enseñar nada. Al contrario, yo vengo a leer para aprender, no para percatarme de errores básicos del idioma español.

Escribir un comentario