Ejercito Drones Amenaza

El Ejército de Estados Unidos ahora tiene la autorización para derribar drones privados o comerciales que considere una amenaza. La resolución para hacerlo se produjo luego de que el Pentágono autorizó una política para los drones que invaden el espacio aéreo en las bases militares y sobrevuelan zonas de exclusión aérea, según informó el medio The Military Times.

Esto significa que cualquier persona que esté usando un dron con fines de ocio, también puede caer en manos de la justicia, con multas de gran valor o penas de varios años de prisión. Los detalles de la decisión son clasificados, sin embargo, Jeff Davis, Capitán de Navío y portavoz del Pentágono, ha dicho que la decisión se debe a las reglas de compromiso para las bases cuando éstas se enfrentan con drones civiles o comerciales.

La información se ha hecho llegar a todos los sectores de las fuerzas armadas para que comuniquen el mensaje a las comunidades locales. Así mismo, Davis afirmó que las bases se reservan el derecho a la defensa propia cuando se trata de drones que operan de forma intrusiva.

Esta nueva guía para las fuerzas militares de Estados Unidos, incluye la desactivación, el seguimiento, y la destrucción de cualquier dron que se considere una amenaza, y será aplicada en 133 bases militares de todo el país, de acuerdo a lo expresado por el Departamento de Defensa.

Hasta este punto no queda claro cómo cada base se ocupara de los drones que considere un peligro, sin embargo, Davis afirmó que esto dependerá de las situaciones específicas que se presenten. Los láseres que pueden deshabilitar drones, la interferencia intencional, las redes o incluso balas reales pueden ser utilizados contra estos vehículos no tripulados.

Un claro ejemplo de ello es el gobierno de Francia, quien ha estado entrenando grandes aves de presa para derribar drones con eficacia. Las fuerzas armadas estadounidenses ya están aplicando medidas al respecto, con la restricción de drones en zonas cercanas a instalaciones militares, parques nacionales y grandes lugares de acontecimientos importantes en curso. Esto se une a la restricción de vuelo en los alrededores de los aeropuertos.

Con el propósito de dar cumplimiento a esta norma, los fabricantes de drones han tomado precauciones como geo-cercas para estos vehículos, e incluso los usuarios hacen uso de mapas que señalan las zonas prohibidas para volar. A pesar de ello, son medidas que no funcionan del todo y la amenaza de la piratería se mantiene presente.