Se trata de algo que la mayoría de nosotros ha experimentado; los blefaroespasmos son esas sacudidas involuntarias del párpado. Estos temblores por lo general sólo duran unos minutos, pueden afectar la parte superior o inferior, pueden ocurrir episodios cada pocos segundos y manifestarse en varios niveles de intensidad.

Dependiendo de la causa subyacente del blefaroespasmo, es posible que se tenga una serie de estos episodios en el transcurso de unos días, pero puede pasar meses o años sin que suceda de nuevo. Pueden venir sin ninguna advertencia y desaparecer del mismo modo.

Esta es una experiencia que resulta un poco intrigante, pero por lo general se considera inofensiva. Sin embargo, el temblor de los ojos puede ser indicativo de una condición médica más grave, y en casos raros, enfermedades potencialmente peligrosas. Existen tres tipos principales de contracciones oculares, y a continuación te explicamos cada una de ellas.

El Espasmo palpebral menor, contracción nerviosa o tic es el ejemplo más común y extendido de espasmos de párpados. Es causado por la fatiga, el estrés, un irritante en el ojo, o el uso de cafeína, tabaco o alcohol. Casi todos experimentamos este tipo de espasmos en algún momento. Es molesto, pero rara vez incapacitante, por lo que no hay necesidad de ver a un médico.

El Blefaroespasmo benigno esencial es una variedad más seria de espasmos oculares y afecta principalmente a mujeres; es una condición que típicamente no aparecerá sino hasta la edad adulta, pero puede empeorar gradualmente con el tiempo. Esta condición comienza con un aumento en frecuencia de los espasmos de los párpados, seguido en algunos casos por la sensibilidad a la luz, visión borrosa y espasmos del párpado y la cara. La causa de esto se ha atribuido al estrés, la fatiga, la contaminación del aire o resequedad ocular, pero la mayoría de los expertos creen que también hay un componente genético.

Por último, el Espasmo hemifacial es la forma menos común de espasmos oculares, y en realidad se considera una rara enfermedad neuromuscular que causa espasmos involuntarios en la mitad de la cara. Ocurre en sólo 1 de cada 100.000 personas  y se presenta en dos formas.

Los espasmos hemifaciales típicos, caracterizado por espasmos que se extienden desde el párpado a los pómulos y la boca gradualmente; a menudo durante el transcurso de meses o años.

Los espasmos hemifaciales atípicos, que se propagan de la boca al pómulo y finalmente causan espasmos de los párpados. Si estás experimentando este tipo de espasmos en la cara de manera crónica, es una buena idea consultarlo con un médico.


¿Te ha gustado este dato?, no te olvides seguir nuestra sección de curiosidades en donde exploramos y damos respuesta a esas preguntas bizarras que todos nos hacemos.

Escribir un comentario