Las pesadas dietas occidentales en las que abundan las hamburguesas con queso, papas fritas y refrescos, pueden conducir al desarrollo de la enfermedad hepática grasa no alcohólica, pero los científicos del Centro Médico de la Universidad de Rochester, han desarrollado una nueva droga que revierte la condición, al menos en ratones.

El medicamento llamado URMC-099 revirtió la inflamación, lesión y cicatrización del hígado, en animales alimentados con una dieta rica en grasa, azúcar y colesterol. La ingesta dada a los ratones, fue diseñada para replicar una dieta basada en comidas rápidas y recrear las características de la enfermedad hepática grasa no alcohólica, que se encuentra en las personas.

Médicos recomiendan retirar dientes postizos de los pacientes antes de una operación

La obesidad puede causar enfermedad hepática grasa no alcohólica, y aparte de perder peso, no hay otros tratamientos. Las personas con la forma más grave de la enfermedad, llamada esteatohepatitis no alcohólica, tienen inflamación y daños en las células del hígado, lo que puede conducir a cicatrices, cirrosis y cáncer de hígado.

Las dietas ricas en grasas y azúcar desencadenan inflamación en el hígado; el cuerpo responde mediante el envío de células inmunes para neutralizar la inflamación, pero puede reaccionar exageradamente y crear más inflamación, que causa más daño al hígado. El fármaco  URMC-099 suprime esta respuesta inmune.

Los investigadores alimentaron a los ratones una dieta alta en grasas, azúcar y colesterol durante seis semanas. Después de cinco semanas y media, la mitad de los ratones recibieron URMC-099 y la mitad recibieron un placebo. Los ratones que recibieron el fármaco tuvieron menos inflamación relacionada con el sistema inmune, menos lesión hepática y fibrosis en comparación con ratones tratados con el placebo, y no experimentaron ningún efecto secundario importante.

Harris A. Gelbard, profesor y director del Centro de Descubrimiento Neuroterapeutico de la Universidad de Rochester y coautor del estudio, expresa: “El fármaco URMC-099 parece romper este círculo vicioso de la inflamación persistente, mediante el restablecimiento del equilibrio entre las células inmunes y las células del hígado. La capacidad del fármaco de disminuir el volumen de la respuesta inmune, permite que el hígado recupere sus funciones normales”.

Los investigadores ya están planificando la realización de ensayos en humanos, donde se podrá evaluar la efectividad del medicamento.

La música podría servir como calmante para pacientes nerviosos antes de una operación

Otras investigaciones recientes han encontrado que las sustancias naturales pueden contrarrestar los efectos de las dietas ricas en grasas y azúcar. Un estudio encontró que los probióticos pueden prevenir y tratar la enfermedad hepática grasa y evitar que avance a cáncer de hígado.

Del mismo modo, una investigación evidenció que el zinc tenía el potencial para ser un tratamiento simple y eficaz contra la inflamación aguda y crónica del hígado; además, en un trabajo realizado en la Universidad de Southampton, se pudo demostrar que dos tazas de café al día disminuyen el riesgo de padecer cirrosis hepática en un 44 por ciento.

Más en TekCrispy