Un estudió de cinco años realizado por científicos de la Universidad Edinburgh Napier, el cual involucró diferentes mamíferos, encontró que un péptido antimicrobiano tiene propiedades para combatir el rinovirus, principal responsable de la infección del resfriado común en los seres humanos; los autores creen que este hallazgo podría ser la clave para vencer al resfriado común para siempre.

La investigación ha descubierto nuevas posibilidades para el desarrollo de tratamientos moleculares, que combaten infecciones que sobrevienen naturalmente en humanos. El avance podría resultar especialmente útil para las personas que sufren de afecciones pulmonares crónicas, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, para quienes las infecciones virales pueden ser extremadamente graves.

Pero también podría ofrecer esperanza a millones de personas infectadas con resfriados cada año. Una persona sufre alrededor de 200 resfriados en su vida y en promedio, los niños se resfrían alrededor de cuatro a ocho veces al año.

En la actualidad no hay cura o vacuna para el resfriado común; los analgésicos, reposo y tomar mucho líquido, representan la mejor manera de aliviar los síntomas de la común infección.

El Dr. Peter Barlow, profesor asociado de inmunología e infección en Edinburgh Napier, expresa: “En la actualidad no existe cura, ni vacuna, por lo que el desarrollo de terapias efectivas para tratar el rinovirus humano, principal agente causal del resfriado común y responsable de las causas más frecuentes de infecciones víricas respiratorias, es un requisito urgente.”

En los experimentos realizados se pudo evidenciar que el péptido es muy potente para matar el virus, pero los investigadores están convencidos que puede ser aún más efectivo. Esta investigación se encuentra todavía en sus primeras etapas; sin embargo, marca un enfoque orientado a desarrollar tratamientos farmacológicos que tengan el potencial para curar el resfriado común.

Los péptidos antimicrobianos forman parte del sistema inmunológico del cuerpo y se encuentran en lugares como la piel, la boca y los pulmones; juegan un papel crítico en la prevención de infecciones, y en una investigación anterior el equipo identificó péptidos antimicrobianos que atacaron el virus de la gripe.

El péptido LL-37 de defensa del huésped, puede reducir la replicación del rinovirus 1B humano (HRV1B) en las células epiteliales de las vías respiratorias a través de la afectación directa al virus. LL-37 reduce la actividad metabólica de las células infectadas con HRV1B sin inducir una muerte celular apoptótica o necrótica sustancial.

El Dr. Barlow dijo que aún no está claro qué tipo de tratamiento podría desarrollarse y señaló: “Esto podría usarse para el resfriado común, pero también para el virus de la gripe, por lo que este trabajo representa sólo la punta del iceberg; además, queremos averiguar en qué otros virus podría ser eficaz”.